Reyes Estévez, en primer plano, durante los campeonatos de España de Atletismo celebrados el año pasado en Barcelona.

0

Los atletas españoles Reyes Estévez, Nuria Fernández y Alemayehu Bezabeh prestan declaración en Madrid como testigos en la causa desarrollada en torno a la operación antidopaje 'Galgo' desplegada ayer por la Guardia Civil y en la que está imputada la deportista Marta Domínguez, han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Estas mismas fuentes han precisado que estos tres atletas no están detenidos y prestan declaración en calidad de testigos. En este sentido, han añadido que no tienen vinculación de integración con la trama a la que se le acusa de distribuir sustancias dopantes, pero han puntualizado que su testimonio se presta en calidad de posibles consumidores de este tipo de sustancias.

Ya el propio Bezabeh, atleta etíope nacionalizado español, acordó ayer jueves con la Real Federación Española de Atletismo (RFEA) su no participación en el próximo Campeonato de Europa de cross porque «podría estar involucrado en un presunto caso de dopaje».

«La RFEA ha tomado, de común acuerdo con él, la decisión de retirarlo de la selección española que tenía que competir el próximo domingo en el Campeonato de Europa de campo a través, en el que era máximo favorito a la victoria», indica el comunicado de la RFEA.

Bezabeh se entrena a las órdenes de Manuel Pascua, uno de los detenidos por la Guardia Civil en la 'Operación Galgo'. «El motivo de esta decisión es prevenir su participación en una competición, cuando por sus declaraciones podría estar involucrado en un presunto caso de dopaje», concluyó la nota.

En cuanto a Nuria Fernández, medalla de oro en 1.500 metros en el Europeo de Barcelona 2010, fuentes de la Federación aseguraron esta mañana a Europa Press que sí participará en el Campeonato de Europa de campo a través, que se disputa este próximo domingo.

A pesar de que se había especulado con su renuncia -también es entrenada por Manuel Pascua-, está prevista la presencia de Fernández en la salida del Europeo de cross.

Más interrogatorios

El número de personas interrogadas podría aumentar en las próximas horas a medida que los investigadores vayan analizado la documentación intervenida en la decena de registros practicados desde ayer.

Entretanto, la Guardia Civil ha puesto en libertad a cinco de los catorce arrestados ayer en la operación «Galgo» a la espera de que sean citados para comparecer en el juzgado, previsiblemente el próximo domingo.

Además de la atleta Marta Domínguez, que volvió anoche a su domicilio tras declarar durante varias horas en la Comandancia de Palencia, están en libertad dos farmacéuticas y un intermediario de la red de dopaje arrestados en Madrid y el entrenador de ciclismo José Luis Pascua, detenido en Segovia.

En el domicilio de Domínguez, los agentes encontraron diversas sustancias dopantes, que la atleta facilitaba presuntamente a otros deportistas.

Sobre la implicación de la campeona mundial de 3.000 metros obstáculos, el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reconocido que le ha afectado profundamente la «pésima noticia» de su detención, pero ha advertido de que «sería terrible» que porque «unos pocos hagan trampas» se manche el sacrificio de otros.

Durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Rubalcaba ha defendido la honestidad de los miles de jóvenes y no tan jóvenes, de deportistas y de entrenadores que conforman el atletismo español y que se sacrifican mucho día a día para mejorar sus marcas.

La mayoría de los detenidos en la operación contra el dopaje pasarán a disposición judicial el próximo domingo, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Será la titular del Juzgado de Instrucción número 24 de Madrid, que ha dirigido las investigaciones, la que tomará declaración a los arrestados a partir de las nueve de la mañana de ese día, aprovechando que el domingo se encuentra de guardia y que se cumple el límite máximo de detención preventiva, establecido en 72 horas.

Los responsables de la red se enfrentan a un delito contra la salud pública en relación a sustancias dopantes, contemplado en el artículo 361 bis del Código Penal.

Ese artículo establece penas de seis meses a dos años de prisión para los que «sin justificación terapéutica», proporcionen a cualquier deportista «sustancias o grupos farmacológicos prohibidos, así como métodos no reglamentarios, destinados a aumentar sus capacidades físicas o a modificar los resultados de las competiciones».

Además de la pena de cárcel, los autores de ese delito serán condenados a multa e inhabilitación especial para empleo o cargo público, profesión u oficio por un plazo de dos a cinco años.