Los espectadores de la final del Masters 1000 de Roma se ven obligados a sacar el paraguas por la incesante lluvia. | Reuters

La final del Masters 1000 de tenis de Roma entre los españoles Rafael Nadal y David Ferrer se reanudó tras la segunda interrupción del encuentro a causa de la lluvia que duró alrededor de una hora y media.

La segunda interrupción llegó en el segundo set con un 2-1 en el, a favor de Nadal, defensor del título, que ya se había anotado la primera manga por 7-5.

La lluvia que cae de forma intermitente en la capital italiana está complicando el desenlace de la final del torneo del Foro Itálico, que inició a las 16.00 hora local (14.00 GMT).