0

El resultado cosechado por el Barça en el estadio del Inter (3-1) motiva que en la Ciudad Condal la palabra remontada sea ya la más utilizad en el entorno del club. El Barça remontó en el Camp Nou las dos últimas veces que había perdido por 3-1 en la ida de una eliminatoria de Champions. Precisamente, el 4-1 al Dinamo de Kiev y el 5-1 al Chelsea son las dos proezas europeas más recientes. Son continentalmente conocidas las noches mágicas del Camp Nou. Ante las adversidades, el estadio del Barça se ha vestido de gala y ha creado ambientes infernales que han dejado en nada la desventaja de la ida. El Ipswich Town (UEFA 76/77), el Anderlecht (Recopa 78/79) y el Göteborg (Copa de Europa 85/86) quedaron fuera a pesar de presentarse a la vuelta con un 3-0 a favor. Lo mismo le sucedió al Dinamo de Kiev y al Chelsea, hace más de una década. Las dos últimas veces que el Barça tuvo que remontar un 3-1 en Champions, lo consiguió.
El Barça de Cruyff conquistó cuatro Ligas consecutivas y la primera Copa de Europa de la historia dejando para el recuerdo un montón de actuaciones estelares. Ante el Dinamo fue un recital de fútbol de ataque. El conjunto azulgrana dio la vuelta al 3-1 de la ida por medio de Laudrup, Bakero (2) y Koeman y se clasificó para la siguiente ronda. Seis años más tarde, era el equipo que dirigía Louis van Gaal el que necesitaba una gesta en el Camp Nou tras caer por 3-1 en el encuentro inicial de los cuartos de final de la Champions 99/00 en Stamford Bridge. Al final ganó por cinco goles a uno. Ahora el club empieza ya a crear un clima de 'noche mágica' para recibir al Inter en otra remontada para la historia.