0

El francés William Bonnet, del Bouygues Telecom, se adjudicó al esprint la segunda etapa de la París-Niza, disputada entre Contres y Limoges, de 201 kilómetros, por delante del eslovaco Peter Sagan (Liquigas) y del español Luis León Sánchez (Caisse D'Epargne), mientras que el holandés Lars Boom (Rabobank) conservó el maillot amarillo de líder. El mallorquín Joan Horrach entró con el pelotón y mantiene el tipo entre las grandes figuras que se dan cita en la ronda gala.
Bonnet, de 27 años y tres veces segundo en la pasada Vuelta a España, por fin se apuntó una victoria de postín en su palmarés. Fue el más fuerte en la llegada masiva, contestando de manera implacable a la arrancada de Sagan y evitando la ofensiva de Luis León Sánchez, ambicioso en el tramo final.
El ciclista francés marcó un tiempo en meta de 4h.22.40, dando tiempo a un pelotón que a diferencia de la víspera incluía a todos los favoritos para la victoria final, con Alberto Contador esta vez más atento con todo el Astana controlando cualquier maniobra en cabeza de carrera.
La jornada de transición estuvo marcada por una escapada desde el kilómetro 4 con Marco Finetto, Laurent Mangel, Koen De Kort y Jens Mouris. La fuga estuvo condenada desde su origen, ya que el Rabobank del líder se puso a trabajar y más tarde el Columbia echó una mano a la escuadra holandesa para asegurar el esprint.
Hoy se disputa la tercera etapa entre Saint-Junien y Aurillac, de 208 kilómetros.