0

El Barcelona, con escaso margen para el descanso y campeón de las seis Copas en 2008-09 afronta hoy (22.00 horas, Canal+) el cruce estrella de los octavos de final de la Copa del Rey ante el Sevilla con la alerta encendida para no abandonar su senda de victorias y con la obsesión de no desperdiciar título alguno.

No ha perdido ningún título el Barcelona desde que Pep Guardiola asumió el banquillo, razón por la que la llegada de la eliminatoria más fuerte de la Copa del Rey, de octavos de final, supone más un acicate que un inconveniente para el conjunto azulgrana. En los 29 partidos oficiales que ha disputado hasta la fecha durante esta temporada, el Barça sólo ha cedido una derrota, ante el Rubin Kazan en la Liga de Campeones; estadística que subraya el compromiso del equipo con cada competición y su capacidad para afrontar cualquier tipo de rival.

Aunque el Villarreal le puso en apuros en la última jornada de Liga (1-1), el Barça confía en su capacidad para hacer circular la pelota y en su pegada para empezar a tumbar al Sevilla, aunque su técnico, Pep Guardiola, ya ha avisado de que será «imposible» resolver la eliminatoria en el partido de ida.

Con 22 jugadores disponibles (18 del primer equipo y cuatro del filial), Guardiola deberá descartar a seis para formar una convocatoria de 16 futbolistas y cumplir su intención de repartir minutos entre toda la plantilla.

Así, con la presencia asegurada de Pinto en la portería, el resto de la alineación presenta varias incógnitas. Alves ocupará el lateral derecho y Maxwell tendrá su oportunidad en el izquierdo, mientras que Márquez regresará al once titular, probablemente junto a Puyol. Busquets parece fijo como pivote defensivo, en ausencia de Keita y Touré, ambos concentrados con sus selecciones para disputar la Copa de Àfrica; y Xavi, Iniesta y Jonathan dos Santos, se disputarán dos lugares en la medular.

Ibrahimovic, que no jugará el próximo partido de Liga por sanción, podría ser nuevamente titular, junto a Messi, que reaparecerá tras las vacaciones, y Bojan Krkic, uno de los jugadores más identificados con la Copa.

El Sevilla, por su parte, pese a las bajas buscará un «bálsamo» a sus males en la Liga en su enfrentamiento ante el poderoso Barcelona. La empresa se considera complicada en los estamentos del club sevillista ya que el equipo está azotado por una plaga de bajas -lesiones, sanciones y convocatoria Copa de Àfrica- y, además, está el hecho de que el Barcelona pretende rememorar los éxitos del pasado ejercicio.

Manolo Jiménez, técnico del Sevilla, ha reconocido que el partido «es difícil por cuanto el rival es el mejor equipo del mundo» y porque su equipo tiene «el agravante de las bajas».

El técnico sevillista, pues, no podrá contar ante el Barcelona con Squillaci ni Adriano. A ellos se unen las ya consabidas bajas de Zokora, Kanouté, éstos en al Copa de Africa; Luis Fabiano, Fazio, Acosta, Sergio Sánchez, Javi Varas y De Mul; así como el jugador del filial Valiente, usado por el técnico en un par de ocasiones.