Imagen de Miquel Pons en el hospital holandés en el que se encuentra tras el grave accidente sufrido el domingo mientras disputaba la segunda carrera de MotoE en el Gran Premio de los Países Bajos que se ha disputado en el circuito de Assen. | Miquel Pons

1

Desde la cama del hospital Miquel Pons ha lanzado un mensaje tranquilizador tras el grave accidente sufrido el domingo en la segunda carrera de MotoE del Gran Premio de los Países Bajos que se ha celebrado en el circuito de Assen. El piloto mallorquín sufrió el impacto de la moto de Marcos Alcoba tras sufrir una caída, lo que propició una bandera roja que supondría el final de la competición y que encendería todas las alarmas al ser retirados los dos deportistas en camilla.

Noticias relacionadas

Tras una primera observación en los servicios médicos del circuito de Assen, Miquel Pons, que estuvo consciente en todo momento, fue trasladado a un hospital para que le practicaran más prueba. El riesgo de fracturas y que la pelvis del 'campaneter' se hubiera visto afectada por el accidente mantenían en vilo tanto a sus familiares como a su equipo. La espera se hizo larga hasta que comenzaron a descartarse los peores presagios, aunque el parte final también refleja la dureza del impacto.

El propio Miquel Pons ha informado a través de su cuenta en Instagram que se encuentra «con ganas de volver». «Ha salido que tengo dos fracturas de vértebra pero la medula está bien y una hemorragia interna, pero también está controlada, así que buenas noticias. Ahora a empezar la recuperación», ha explicado en un mensaje en la red social en la que también ha querido agradecer el apoyo de su equipo y los mensajes de ánima que le han llegado.