Imagen de archivo de Michael Schumacher. | Efe

9

Seis años después, el estado de salud de Michael Schumacher sigue siendo un misterio. Tras sufrir un accidente en la estación de esquí de Meribel (Francia) y quedar en estado vegetativo poco más ha trascendido de la salud del piloto.

Ahora, un prestigioso neurocirujano del Hospital Bellaria de Bolonia, el Dr. Nicola Acciarri, ha hablado con Motorsport.com y ha dado algunas claves del estado del campeón de F1. «Debo ser extremadamente cauto, porque nadie tiene certeza sobre todo lo que se dice públicamente y, entre otras cosas, se informa muy poco. Es difícil entender de qué base clínica se parte», ha dicho el doctor.

«Está claro que, imaginando la situación del campeón, seis años después del trauma, debemos imaginar a una persona muy diferente de la que recordamos de las pistas, con un estado que fue facilitado por la atención intensiva que tuvo, pero que siempre se refiere a un cuidado a largo plazo, no solo en la cama, sino con un marco orgánico, muscular y esquelético muy cambiado y deteriorado. Todo como consecuencia del trauma cerebral que sufrió», ha asegurado el especialista.

Además ha apuntado que el objetivo de los médicos a día de hoy es mantener sus órganos vitales. El pasado 10 de octubre el expiloto germano fue tratado de cardiología con células madre en París para mejorar el estado de su corazón.

«Las condiciones de Michael requieren una atención de 360 grados, que no sólo concierne a los resultados del trauma cerebral. Schumi tendrá personas que tratarán de interactuar con él para mantenerlo activado, pero también tendrá un equipo de fisioterapeutas capaces de moverlo y evitar los efectos del cuidado a largo plazo», afirma.

Y añade: «Me refiero a la atrofia muscular, la alteración de los tendones, la osteoporosis e incluso las alteraciones orgánicas, en una situación muy, muy delicada que, en el caso de las personas menos afortunadas desde el punto de vista económico, a menudo resulta en un final temprano, porque pueden surgir consecuencias irreversibles».