0

Este sábado la jornada de clasificación para el Gran Premio de Francia de MotoGP ha vivido algunas caídas. Sin duda, la más espeluznante ha sido la que ha sufrido el australiano Jack Miller (Honda RC 213 V).

Noticias relacionadas

Durante los cuartos y últimos entrenamientos libres, y con el asfalto todavía algo húmedo y muy frío en algunas zonas, Miller se fue por los suelos y, literalmente, partió en dos su moto. Una caída a casi 300 km/h. Por fortuna, el australiano ha salido por su propio pie del circuito de Le Mans. Miller se fue directo contra uno de los muros de protección del circuito, con la fortuna de que él no llegó a impactar contra el mismo en ningún momento.