Jorge Lorenzo está listo para el arranque del Mundial de Moto GP. | Efe

0

La fría noche qatarí vuelve a marcar el punto de partida del Mundial más apasionante. Los focos de Losail volverán a encenderse a partir de la noche del viernes para acoger la manga inaigural del Campeonato del Mundo más apasionante. El año del nacimiento de Moto2 -relevo de 250 c.c.-, la crisis y tal vez el más abierto de los últimos tiempos, vuelve a centrar sus miradas en la cilindrada reina. MotoGP anticipa un nuevo desafío al reinado de Valentino Rossi. El nueve veces campeón y defensor de la corona tendrá de nuevo al mallorquín y compañero de equipo -aunque no compartirán información- Jorge Lorenzo como principal rival de cara a prolongar su reinado. Las Yamaha del 46 y el 99 son las máquinas a batir, y en ello se han esmerado Ducati y Honda. Casey Stoner, recuperado ya de los problemas que le dejaron fuera de la puja en 2009, y Dani Pedrosa son los estandartes de ambas marcas y se perfilan junto a Jorge como los únicos capaces de desbancar a Il Dottore.
Por delante, dieciocho Grandes Premios, cuatro de ellos en suelo español -debutan el Motorland de Aragón y Silverstone- que del 11 de abril al 7 de noviembre (Cheste) avanzan una temporada intensa, apasionante en la categoría reina, que busca al primer campeón español bajo la denominación MotoGP y al que recoja el testigo de Àlex Crivillé, el único que ha podido reinar en la cilindrada más potente.
Con 22 años y en los albores de su tercera campaña, Lorenzo aterriza con su progresión -de rookie del año a subcampeón- y la calidad que derrochó en 2009 como avales, pero con el hándicap de una pretemporada reducida casi a la mínima expresión. Su lesión en la mano le dejó fuera de los tests de Malasia y los dolores le impidieron rodar en igualdad de condiciones en la prueba final de Qatar. Con Wilco Zeelenberg como nuevo jefe de equipo y más ilusión si cabe, el 99 regresa al asfalto para demostrar que la historia le tiene un lugar reservado. Tal vez 2010 sea su año.