Ricky Rubio topa con la oposición de Facundo Campazzo en el encuentro que ha supone casi el pasaporte para la nueva fase de los de Scariolo. | Reuters

1

España se apoyó en Ricky Rubio (26 puntos, 5 rebotes y asistencias) para encadenar su segundo triunfo en el torneo olímpico de baloncesto (81-71) frente a una Argentina que tiró de físico y talento individual para intentar neutralizar a los campeones del mundo, que encontraron en el base catalán a su referente, mostrando el camino de los cruces y de la cuarta medalla consecutiva.

Los tres jugadores baleares gozaron de protagonismo, con un Llull que apareció en momentos claves, Abrines sumando desde la defensa y Rudy tirando de galones y oficio atrás, aportando triples vitales cuando el equipo necesitaba aire.

El físico de los de Sergio Hernández obligó a España a hacer un esfuerzo extra en el arranque, marcado por un 0-7 de salida de Argentina, con un Laprovittola letal desde cualquier posición. Rudy respondió con un tripleque detuvo la hemorragia y su amigo Ricky Rubio recogió el testigo para marcar el ritmo de juego y con once puntos dar forma a un parcial de 13-3 que ponía por delante a los de Scariolo.

Campazzo y Laprovittola daban mala vida a la defensa española, que intentaba cerrar la vía de agua desde el perímetro, pero el acierto desde el triple de Brussino y la omnipresencia de Campazzo lo hacían más difícil. Entró Pau Gasol para dar mayor solidez y presencia al equipo en la pintura. Se logró, pero sin Ricky en pista era otra historia y Argentina cerraba el primer cuarto cinco arriba (20-25).

Llull y Sergio Rodríguez asumieron el mando en pista sin Ricky y España ganó en físico e intensidad atrás. Un triple del mahonés detuvo otro demarrale de la albiceleste (23-27), pero resultaba difícil poder parar a Laprovittola. El nuevo compañero de Álex Abrines en el Barça se mostró infalible para sostener a los suyos, hasta que Rubio pisó de nuevo el parqué de Saitama y el mallorquín Rudy Fernández asestó un duro golpe al electrónico en forma de triple (36-34), antes de retirarse lesionado, con un golpe en el hombro izquierdo.

Supo sostener la renta España para enfilar los vestuarios con una renta difícil de imaginar minutos antes (40-34), que a la vez frustraba las intenciones de una Argentina que vio neutralizadas una y otra vez sus intentonas por abrir hueco y no encontraba los tiros cómodos de antaño, anotando apenas nueve puntos en un segundo parcial para olvidar en labores ofensivas.

El tercer parcial se convirtió en un intercambio de golpes entre los dos hombres del partido: Laprovittola y Rubio. Del que salió ganador este último, con el punto de mira afinado. Un triple y una recuperación de Abrines -buenos minutos en defensa- abrieron la pista de despegue para España, que con otro lanzamiento lejano de Ricky estiraba la renta a siete puntos (52-45).

El recital de Rubio halló continuidad en un Llull que aprovechó la técnica a Brussino y un triple marca de la casa para disparar once arriba a los campeones del mundo (58-47), que vieron aumentado el margen en el tramo final con un 2+1 convertido por Pau Gasol (61-47) que puso la máxima (+14). Argentina estaba tocada, pero con un triple de Vildoza y una acción de 2+1 de Brussino se volvió a meter en el partido (61-53, m. 30).

El margen de seguridad que había adquirido España era su tabla de salvación ante una Argentina cada vez más nerviosa y dependiente del acierto individual, pensando más en una derrota lo menos abultada posible para aspirar al pase desde el tercer puesto. El partido estaba roto y la victoria era para España, que buscará ante la Eslovenia de Doncic el pleno en la primera fase y el primer puesto del grupo.

81 España (20+20+21+20): Ricky Rubio (26), Rudy Fernández (8), Marc Gasol (2), Víctor Claver (9), Alberto Abalde (0), -cinco inicial- Pau Gasol (9), Sergio Rodríguez (6), Álex Abrines (3), Sergio Llull (10), Usman Garuba (0) y Willy Hernangómez (8).

71 Argentina (25+9+19+18): Campazzo (10), Garino (0), Delia (2), Laprovittola (27), Scola (13), -cinco inicial- Brussino (8), Vildoza (5), Deck (2), Bolmaro (2), Gallizzi (0), Caffaro (0) y Vaulet (2).

Árbitros: Locatelli (BRA), Zurapovic (BIH) y Bermúdez (MEX). Castigaron con técnica a Brussino y Vildoza.