2

Albert Riera no olvidará fácilmente su presentación como nuevo entrenador del Olimpija de Ljubljana. El que iba a ser su gran día al asumir su primer desafío como primer técnico ha quedado marcada por la irrupción de los ultras del conjunto esloveno en la sala de prensa frustrando la comparecencia ante los medios del exjugador del Real Mallorca, que ha tenido que levantarse y dejar el acto ante la situación tensa y violenta que estaba generando la presencia de los radicales.

Noticias relacionadas

Los Green Dragons mantienen un conflicto abierto con el presidente de la entidad, Adam Delius, y han acudido a la presentación de Albert Riera para pedir explicaciones al mandatario. Han optado por echar de malas formas al mallorquín. Según relata el medio Ekipa24, la intención era que Riera terminara primero la parte de su presentación «para luego en su ausencia seguir con los problemas del club». «Se acercaron unos 20 aficionados y le mostraron la puerta a Riera diciéndole que se fuera. Los hinchas alzaron la voz, reprocharon muchas cosas al presidente y salieron furiosos uno por uno, y de paso incluso amenazaron con hacer una declaración más concreta en algún otro lugar en otra ocasión», informa el mismo medio.

Sin lugar a dudas no ha sido la puesta de largo soñada por Albert Riera, que iniciará su andadura en los banquillos en una situación convulsa. El divorcio entre el presidente y los radicales de la entidad ha agravado una situación que comenzó a enturbiarse cuando fue despedido como técnico el que fuera jugador, entre otros, del Real Madrid y el Barcelona, Robert Prosinecki. El croata fue destituidola pasada semana después de sólo tres meses en el club, a cuyos dirigentes acusó de «embusteros» y ellos a él de comportamiento poco profesional y poco deportivo.