Este jueves se han reunido los alcaldes de Baleares junto al director general d'Esports, Carles Gonyalons y Miquel Bestard, presidente de la FFIB. | M. À. Cañellas

La sede de la Federació d'Entitats Locals de les Illes Balears (FELIB) ha sido el escenario de la reunión mantenida entre los alcaldes de las Islas junto al director general d'Esports, Carles Gonyalons y Miquel Bestard, presidente de la FFIB. En la misma se ha expuesto la necesidad de controlar la venta de alcohol en los bares y restaurantes situados en el interior de los recintos deportivos así como orquestar varias actuaciones futura que podrían ayudar a que disminuyera la violencia tanto verbal como física.

En este sentido se ha recordado que la ley del deporte prohíbe la venta de alcohol durante la competición, pero también se ha expuesto que no siempre es fácil pode encontrar entre equilibrio entre la prohibición y el derecho de los bares a poder vender alcohol a personas que no tienen nada que ver con el espectáculo deportivo que se desarrolla.

Noticias relacionadas

El encuentro ha sido más un tratado de intenciones y de colaboración entre las partes a la espera de que se puedan concretar medidas durante los próximos meses. Otra de las propuestas que se ha realizado y que ha contado con el beneplácito de todas las partes ha sido la de situar cámaras de vigilancia en los campos de fútbol y que estas puedan estar dirigidas no solo al terreno de juego, también a las gradas. Entienden todas la partes que esto sería una buena medida disuasoria.

Se ha recordado que las sanciones por la venta de alcohol en los recintos deportivos durante la competición van desde los 6.000 a los 60.000 euros y que estos deberá abonarlos la empresa que explota la concesión del local. Promover campañas e instar a la prohibición de las personas con antecedentes violentos en los recintos deportivos es otra de las medidas que se va a estudiar.