Imagen de una reunión reciente entre el presidente de la FFIB, Miquel Bestard, con representantes de los árbitros. | FFIB

La Federació de Futbol de les Illes Balears ha acordado un paquete de medidas para luchar contra la violencia física y verbal en los campos. Tras el histórico parón de la competición como protesta por los últimos incidentes y en apoyo al colectivo arbitral, la territorial que preside Miquel Bestard, en sintonía con el comité de árbitros de Balears, ha dado a conocer una serie de medidas para abrir una nueva etapa en colaboración con todos los agentes implicados.

Además del encuentro de este jueves con la Federació d’Entitats Locals de les Illes Balears (FELIB) que aglutina a los consistorios y consells insulars, una de las principales novedades será la creación de una Comisión Antiviolencia de la propia FFIB, que tendrá informativo y en el que todos los estamos (jugadores, entrenadores, árbitros y clubes) expondrán su punto de vista. El proyecto prevé reuniones de carácter regular para realizar un seguimiento y poder informar y proponer de posibles soluciones a este conflicto.

Noticias relacionadas

Otro de los encuentros solicitados por la FFIB es con la delegada del Gobierno, Aina Calvo, para «tratar de agilizar la llegada de efectivos o patrullas de fuerzas de seguridad del Estado a los campos de fútbol donde haya casos de violencia». «Entendiendo que es imposible que haya una patrulla en cada uno de los 720 partidos de cada fin de semana, debe existir la posibilidad de trabajar juntos en la mejora de la llegada de efectivos en casos de violencia», refleja el comunicado de la territorial.

Las medidas contra la violencia, que también precisan de la implicaciones de la administración y otras instituciones con competencias en las instalaciones deportivas, serán también el punto central de del III Congrés de Futbol de les Illes Balears para el próximo mes de mayo, cuando se dará cita a «expertos, psicólogos, estamentos del fútbol, madres, padres». Se prevé que se extraigan conclusiones para trasladar posteriormente a la Asamblea General del mes de junio «con el fin de poner en práctica posibles medidas debatidas a partir de la próxima temporada».