Imagen de la reunión que tuvo lugar este jueves en la sede de la Federació de Futbol entre la Federació, la Comisión Antiviolencia y los árbitros.

El presidente de la Federació de Futbol de les Illes Balears, Miquel Bestard, reunió ayer por la mañana a todas las partes implicadas en el conflicto con el fin de orquestar soluciones que permitan seguir adelante con la competición y a su vez que los colegiados vean también cubiertas sus peticiones. Sin embargo, ayer noche los árbitros de Preferente y Tercera decidieron parar. Junto a Llorenç Salvà, abogado de la Federació y cabeza visible de la Comisión Antiviolencia y al presidente del Comité de las Balears, Tomeu Riera Morro, los representantes de los árbitros expresaron su pesar por la ola de violencia verbal y física que recientemente se ha activado en según qué campos de las Illes Balears.

Noticias relacionadas

El presidente escuchó la inquietud de los colegiados, les mostó su apoyo y manifestó su deseo de poner punto y final a esta situación, con las dificultades que entraña hacerlo cuando se trata de aficionados desde la grada. «Queremos parar esta dinámica, es nuestro deseo y trabajamos para que esto sea así. Es difícil, pero nos enfocamos en ello. Por nuestra parte aplicaremos el reglamento a rajatabla», indicó el presidente. La Federació siempre ha mantenido una dura batalla contra la violencia en el fútbol y mayoritariamente, salvo casos excepcionales, lo ha conseguido. Sin embargo, cada fin de semana se disputa cerca de setecientos partidos en el fútbol balear y es muy complicado que en algún momento puedan producirse incidentes.

En este sentido, Bestard va a mantener también de forma urgente una reunión con los alcaldes de la Isla con el fin de tratar de atajar la venta de alcohol en los campos de fútbol que, mayoritariamente, son de titulación municipal. Este ha sido uno de los aspectos que es importante para tratar de evitar que las tensión y nerviosismo en la grada aumente con el consumo de bebidas alcoholicas. Esta descisión no está en poder de la Federació, que instará a los ayuntamientos para tratar de evitar su venta y consumo. De la misma forma la Federació entiende que un sector de los colegiados haya querido dejar de pitar, aunque creen que la solución pasa por seguir llevando a cabo una política de concienciación en el fútbol balear y mantener el timón con las sancione que llevan a cabo los comités. Miquel Bestard, como principal responsable del fútbol balear lo es también de los árbitros y su intención es que estos puedan desempeñar su labor de la mejor forma posible. «Quiero lo mejor para los árbitros, como quiero lo mejor para los    entrenadores y jugadores. Entiendo que ellos son los que peor lo pasan en un campo de fútbol y nuestra intención es seguir dando pasos hacia adelante para ayudar a encontrar soluciones. Las últimas sanciones que se han impuesto son contundentes y hay que seguir incidiendo en ello», indicó el presidente Bestard.