La mallorquina ha sido manteada una vez finalizado el partido. | RFEF

4

Virginia Torrecilla ha ganado este domingo su partido más importante. La jugadora mallorquina ha vuelto a los terrenos de juego tras casi dos años de baja. Aunque su equipo, el Atlético de Madrid, ha perdido la final de la Supercopa de España por 7-0 contra el FC Barcelona, la jugadora ha terminado manteada una vez finalizado el encuentro. Más allá del resultado, no cabe duda que la gran final de este domingo será recordado por el regreso de Torrecilla a los campos.

Caber recordar que en mayo de 2020 fue operada de un tumor en la cabeza. Desde entonces, ha estado peleando para poder volver a disfrutar del fútbol. Este sábado, en la previa del partido, la futbolista publicó dos fotografías que son prueba de la superación de un cáncer cerebral.

La final de este domingo se presentaba como una revancha para las azulgrana después de que su rival les eliminase en semifinales el pasado curso arrebatándoles el único título que se les escapó en una temporada para el recuerdo. Por eso salieron decididas a no dejarse sorprender. Y ese empuje llegó acompañado de goles, hasta tres en una primera parte donde fueron muy superiores a las madrileñas y dejaron sentenciado el enfrentamiento.

Ya en la segunda parte, con un resultado abultado en el marcador, la atención se centró en la banda, donde Virginia Torrecilla calentaba con la vista puesta en su vuelta a los terrenos de juego. La centrocampista mallorquina entró en sustitución de Silvia Meseguer y se puso el brazalete de capitana entre los aplausos de la grada.

Noticias relacionadas

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, compartió unos emotivos momentos con la jugadora tras la final.

«Se me han puesto los pelos de punta, ha sido increíble»

Tras regresar a los terrenos de juego después de casi dos años de ausencia debido a un tumor que había sido «increíble» y se le pusieron «los pelos de punta». «Ha sido todo una sorpresa. Cuando he salido a calentar y la gente se ha puesto a aplaudir se me han puesto los pelos de punta, ha sido increíble. La gente del Barcelona también quería que saliera. Esto es muy especial, cuando me han dado el brazalete no me lo esperaba. Mi equipo, mi familia lo han dado todo por mi en todo momento... para mi es un privilegio», dijo tras la final .

«En el banquillo solo pensaba en que quería que mi equipo ganara. Cuando me ha dicho que calentara, la gente me animaba. Hacía tanto que no estaba en esta situación... estoy muy contenta, muy feliz. Independientemente del resultado, hemos ganado mucho después de todo esto», expresó. «Me ha pillado por sorpresa todo. La primera convocatoria, estar aquí y redebutar contra el Barcelona. Independientemente del resultado, es un regalo después de muchos meses, de mucho trabajo yendo a por todas. No es el redebut que había pensado tantas veces, pero no lo cambio por nada», aseguró.

«Hubiese sido un sueño volverla a levantar la Supercopa después de todo, estando sana y con todo el equipo a la espalda. Pero vamos a plazos cortos, a trabajar, a seguir currando y a estar al mejor nivel lo antes posible», comentó. Asimismo quiso agradecer a las futbolistas rivales que la 'manteasen': «Un día me dijeron que no volvería a jugar al fútbol profesional. Casi dos años después estoy aquí, redebutando contra el Barcelona». «Es muy satisfactorio después de tanto tiempo. Después de mi enfermedad, me quedo con las personas, y las personas no tienen nada que ver con los colores. Lo hemos visto, después de la victoria lo primero que han hecho es mantearme, antes de celebrar su título», agregó.

Ahora no cierra las puertas a poder estar en la próxima Eurocopa con la selección española: «Soñaba con volver a redebutar, lo he hecho. Y por qué no pensar en el día de mañana, sería increíble estar en la allí. Pero sé que tengo que trabajar mucho, tengo los pies de plomo. Sé que tengo que seguir con mi rutina diaria para mejorar».