Previous Next
0

El Constància de Inca es uno de los grandes clubes del fútbol balear y sigue siendo un equipo de referencia en Tercera División. Bajo las riendas de un gran entrenador como es Guillem Llaneras, el proyecto sigue creciendo paso a paso, día a día y partido a partido. La deuda que se generó durante los últimos años obligó a la entidad a reinventarse y el buen trabajo está dando sus resultados.   

Este 2022 se celebra el Centenario y el Constància goza de muy buena salud deportiva. Su entrenador explica los principales detalles de un proyecto de nuevo ilusionante. «Nos hemos reforzado bien tras perder a jugadores que también nos dieron mucho. El equipo tiene que luchar para estar entre los ocho primeros y con el paso de las semanas, cuando superemos las bajas y equilibremos el calendario —jugaron muchos partidos de visitante por la resiembra del césped— soy optimista», declaraba el entrenador. «Nuestro gran activo es el estadio, el escudo del Constància. Muchos jugadores ponen en la balanza las opciones que tienen para jugar y se declinan por Inca», explicaba Llaneras. El equipo es muy competitivo y hay futbolistas de un gran nivel como Nico, Giaquinto, Campoy, Copoví, Buades a los que hay que añadir nombres como el de Gálvez, Gori o Iván, cedido por el Girona. «Hemos confeccionado un equipo competitivo y hay jugadores importantes que nos aportan mucho. Tenemos margen de mejora y tras un buen inicio, bajamos un poco y ahora buscamos volver a estabilizarnos. La temporada es larga y hay margen de error. Lo que no queremos es estar en zona de nadie. Queremos competir con los de arriba», manifestó el entrenador del Constància.

mc1312210067.jpg
El Constància cuenta con un cuerpo técnico de primer nivel. De izquierda a derecha: Miquel Àngel Barredo (fisioterapeuta); Ángel López, encargado de material; Guillem Llaneras, entrenador; Toni Rubio, segundo entrenador; Jaume Mas, psicólogo y Dani, preparador físico.

Como todos los equipos de Tercera, el conjunto de Inca se ve inmerso en un calendario terrible. «Hay seis semanas de partidos miércoles y domingo y esto con el 80 por ciento de los equipos amateurs es excesivo. Esta temporada con ocho descensos y con la necesidad de acortar la competición se percibe que muchos equipos van al límite, parecen esas jornadas de final de temporada. Nosotros hemos perdido partidos con los equipos de abajo y eso quiere decir que cada encuentro tiene su historia y que no es un año normal», reflexionaba el entrenador del Constància. Guillem Llaneras analiza también el desarrollo de la temporada. «Veo al Mallorca B campeón con muchos puntos de diferencia sobre el segundo. Han tomado velocidad de crucero y ello son profesionales y ese calendario que al resto nos va tan mal, a ellos le favorece. A partir de ahí la competición está juntando a Manacor, Santanyí, Poblense, Llosetense, Platges, Portmany, Constància y otros que también van a meterse y que posiblemente ahora pagan bajas por COVID», explicó el técnico. El Constància vuelve a ser un gran animador de esta competición. Es un histórico que sigue dando pasos hacia adelante y que además celebra su Centenario. Sin duda Inca tiene en su club un motivo de orgullo.