El Algaida vivió este domingo uno de los actos centrales de su 50 aniversario en el que se rindió homenaje al pasado, presente y futuro de una entidad de referencia en el municipio. | Laura Becerra

0

El Algaida vivió uno de los momentos más especiales de la temporada al festejar su medio siglo de vida como merecía la ocasión. Todos los jugadores del club participaron de la celebración de las bodas de oro en la que se honró al pasado, presente y futuro de una institución que es motivo de orgullo para el municipio por su labor social y de formación.

En los prolegómenos del partido del primer equipo, que se enfrentaba al Atlético Rafal, tuvo lugar el emotivo desfile de los doce conjunto de los que puede presumir el Algaida en la presente campaña.

Fue un día muy especial para los más pequeños al ser recibidos con aplausos por unas gradas repletas, pero la fiesta también tuvo un componente emotivo al reconocer la trayectoria de los más veteranos. El club quiso reconocer el trabajo que han realizado, lejos de los focos y sin hacer ruido, muchas personas para que el Algaida no sólo llegue a los 50 años de vida sino que también disfrute actualmente de un buen momento.

El nacimiento del Algaida se produjo en 1971 después de que un grupo de jugadores del municipio coincidieran en el Montuïri y se pusieran de acuerdo para dar formna a un proyecto común en su pueblo. Aquella aventura cumple ahora 50 años y deja hitos como haber sido una entidad pionera en el fútbol femenina desde que en la temporada 96-97 la Federació de Futbol de les Illes Balears pusiera en marcha la liga regional.