Jugadores y cuerpo técnico del FC Sheriff Tiraspol durante un entrenamiento en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid. | Efe

2

El Real Madrid recibe al Sheriff Tiraspol en un duelo inédito en Liga de Campeones, la primera ocasión que se enfrenta a un equipo moldavo, con la obligación de responder al favoritismo con un triunfo que asiente su liderato de grupo, en el regreso de la ‘Champions’ al Bernabéu 579 días, ante la ‘cenicienta’ que ya sorprendió en su estreno oficial derrotando al Shakhtar.

Debe responder el equipo de Carlo Ancelotti al favoritismo que recae en un duelo desigual, por historia y presupuesto, y a su vez despejar las dudas que puedan surgir del primer tropiezo en el Bernabéu. El empate sin goles ante el Villarreal, la impotencia sentida en el terreno de juego ante un planteamiento táctico que no descifró, dejaron por primera vez a cero a un equipo que promediaba 3,5 tantos por partido.

Las pruebas de Ancelotti no dieron el resultado esperado y no repetirá con Fede Valverde como lateral derecho. Sin Dani Carvajal, lesionado, puede devolver a esa demarcación a Nacho Fernández o dar entrada a Lucas Vázquez por el perfil de un partido en el que tendrá el dominio del balón. En ataque se esperan retoques, con la pareja intocable formada por Vinicius y Karim Benzema, que disputará su partido 50 en la competición. Hasta el momento 35 goles, solo por detrás de Cristiano Ronaldo (54) y Raúl (46) como referentes madridistas goleadores en la competición que conquistó en trece ocasiones. Se espera el regreso al once de Eden Hazard tras dos suplencias consecutivas, con el belga necesitado de protagonizar al fin un partido de grandeza que le haga recuperar galones perdidos.