José Contreras y Carlos Martínez, entrenadores del Andratx y Platges de Calvià respectivamente.

0

Este sábado el municipal de sa Plana (19:30 horas) acogerá un partido a cara o cruz entre el Andratx y el Platges de Calvià. En juego, el ascenso a la Segunda División de la RFEF. Ascienden los dos primeros. El Ibiza ya lo ha hecho y el segundo es el Andratx con 48 puntos. Tercero el Platges con 47. Están en un pañuelo.

El conjunto local, dirigido por José Contreras, accederá a la nueva categoría si vence al Platges y el domingo el Formentera, cuarto con 45, no gana en Inca. «Con los resultados que se daban hemos perdido un par de oportunidades para hacer brecha con el tercero y pese a hacer las cosas bien las ocasiones no entran. Estos últimos partidos han sido los mejores del año y nos faltó ese punta de fortuna», explicaba el entrenador del Andratx.

El técnico no duda en calificar como un «premio» el ser protagonistas de estas jornadas tan emocionantes y resta presión a los jugadores. «No quiero que les entren dudas a mis jugadores. Seguiremos en la misma línea y vamos a seguir igual y tratar de ganar esta semana en casa con nuestro público», subrayó Contreras. «Este sábado es el partido, no es un partido más, nos puede marcar todo, pero no lo quiero enfocar de forma especial porque a algún jugador puede entrarle el vértigo y hay que enfocarlo con la máxima normalidad. En ningún momento el objetivo era ascender, pero el escenario ahora es este y vamos a esforzarnos al máximo. Pero sin ninguna obsesión y si tiene que suceder, sucederá», declaró el entrenador mallorquín.

«Para nosotros esto es un premio. Competimos con equipos como Formentera, Ibiza, Sant Jordi, que entrenan por la mañana, y nosotros lo hacemos tres días solo y eso tiene mucho mérito. Es increíble» reflexionaba el preparador del Andratx. Contreras tomó las riendas del equipo en Preferente y ahora, en su tercera temporada, está a las puertas de un ascenso a categoría nacional. Contreras elogia a su rival, el Platges. «Tiene mucho mérito lo que han hecho y el sábado será un gran derbi», reflexionaba.

En el banquillo visitante otro clásico de nuestro fútbol, Carlos Martínez, un entrenador en continua progresión y que busca su primer ascenso a Segunda RFEF. «Es una final y es una pena que no podamos ascender tanto nosotros como el Andratx porque ambos hemos hecho una gran campaña. En esta liguilla no hemos sumado los puntos que queríamos y ahora estamos en este escenario. El sábado tiene que ser una fiesta del fútbol de Andratx y Calvià y pocas veces se ha visto en una situación como esta», reflexionó.

El técnico y su equipo firmaron una primera fase para enmarcar, pero bajaron en la segunda. «El primer partido en Inca nos hizo mucho daño. Teníamos el partido ganado y nos remontaron en quince minutos, algo que es muy raro que nos pase. A partir de ahí entramos en mal pie en la liguilla y nos costó mucho», declaró el entrenador.
Martínez tiene claro el mensaje a sus jugadores. «Hay que hacer lo mismo que antes y cuidar los detalles. Pero incluso haciendo dos puntos de doce todavía dependemos de nosotros y eso dice mucho del trabajo del equipo. Pero el sábado tenemos una final y si ganamos habremos dado un paso importantísimo para estar en la nueva categoría», exponía el técnico del equipo naranja.

La clave del partido para Martínez es clara: «Debemos saber competir en un ambiente desfavorable, conozco bien a la afición, es fantástica, empuja mucho a su equipo y crea un ambiente espectacular y debemos ser mentalmente muy fuertes. Hay que estar muy concentrados», indicó. Carlos entiende que su equipo ha podido notar la presión estos partidos, aunque de cada encuentro que pasa la perciben menos. «Tenemos un gran equipo, pero pocos jugadores que han jugado este tipo de liguillas», subrayó.