Miquel Bestard.

9

El balompié isleño no se detiene. Pese a que los tentáculos del coronavirus se siguen extendiendo dejando un poso de inquietud a su alrededor, todavía no han bloqueado los planes de la Federació de Futbol de les Illes Balears (FFIB), que sigue trabajando para sacar adelante la próxima temporada dentro de los plazos previstos y, siempre que sea posible, bajo una relativa normalidad.

Lejos de retrasar el comienzo del curso, el organismo presidido por Miquel Bestard pretende adelantar ahor todo lo posible en previsión de lo que pueda deparar la pandemia y ha planteado una serie de escenarios que se irán concretando durante los próximos días. La idea inicial es proponer esta misma semana las fechas para el inicio de la temporada, que deberían ser aprobadas después por las autoridades competentes y refrendadas por la asamblea del próximo 10 de septiembre. A su vez, la Federació también ha previsto la creación de subgrupos en casi todas las categorías —de Tercera División hasta el resto de categorías inferiores—, una salida que podría evitar muchos de los problemas que generó una suspensión como de la temporada pasada (en pleno mes de marzo) y que facilitaría la resolución de la ejercicio en el que caso de que todo tuviera que volver a congelarse por el coronavirus.

Miquel Bestard fue uno de los participantes de la reunión que mantuvieron el lunes la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y el resto de las territoriales, en la que se subrayó ese deseo de elaborar un plan que esté avalado por los distintos poderes públicos y que permita, con las garantías sanitarias pertinentes, iniciar las competiciones oficiales de ámbito estatal.

Otras territoriales, como la Real Federación de Fútbol de Madrid (RFFM), también anunciaron ayer que van a mantener el calendario de competiciones previsto (18 de octubre, 8 y 15 de noviembre, según número de equipos por grupo) y aprobado en su asamblea, celebrada el pasado 24 de julio. «Tenemos que trabajar para empezar a jugar, pero sin olvidar que lo principal es la salud», reconocía su presidente, Paco Díez.