Pep Lluís Martí, durante su presentación como técnico del Deportivo A Coruña. | Ángel Manso / La Voz

9

Pep Lluís Martí, actual técnico del Deportivo A Coruña, desactivó el presunto amaño del partido entre Tenerife y Nàstic de Tarragona. Los hechos acaecieron durante la temporada 2016/17, cuando el mallorquín dirigía al conjunto insular.

El levantamiento del secreto del sumario de la Operación Oikos, que ha destapado una red de compra de partidos para obtener beneficios en las apuestas, ha revelado la honestidad del antiguo capitán del Mallorca.

Martí se opuso a que en aquel encuentro se pactara un empate y así se desprende de una conversación grabada a uno de los principales cabecillas de la trama, Carlos Aranda. En el audio registrado por la Policía, el exfutbolista se queja de la actitud de Pep Lluís Martí, que con este resultado hubiera obtenido su clasificación matemática para las eliminatorias de ascenso.

Aranda califica a los tinerfeños como «retrasados», añadiendo que el «Nàstic quería la X (un empate) y el entrenador del Tenerife decía que no. Con el punto Antonio, estaban matemáticamente en el playoffs, no ahora que van perdiendo 0-1 y se lo juegan todo en el último partido». Tras este comentario, Aranda explota: «El desgraciado ese, el mierda del entrenador, me cago en tus muertos hijo puta de Martí».

Se da la circunstancia de que el Tenerife acabó perdiendo aquel encuentro ante el Nàstic en el Heliodoro Rodríguez, aunque acabó disputando la fase de ascenso a Primera.

Tras unos meses sin equipo, Pep Lluís Martí fue reclutado semanas atrás por el Deportivo para enderezar el rumbo del conjunto gallego. Después de un arranque dubitativo, el mallorquín logró clasificar al equipo blanquiazul para el playoff de ascenso y eliminar al Málaga, uno de los grandes favoritos.

Martí se reencontrará este jueves en Riazor con el Mallorca y el domingo volverá a sentarse en Son Moix por segunda vez esta temporada. Curiosamente, la primera vez fue como técnico de la selección balear en un partido benéfico para los damnificados por la tragedia que azotó al Llevant.