Mariona Caldentey conduce el balón ante un oponente. | RFEF

0

La selección española femenina de fútbol, con las mallorquinas Mariona Caldentey y Patri Guijarro como titulares, rescató este martes un prestigioso empate (0-0) ante el combinado de Alemania, segunda en el ránking mundial, en un partido amistoso que plasmó sus dos realidades.

A siete meses del Mundial de Francia 2019, el técnico español, Jorge Vilda, tiene prácticamente definido su bloque y con las teóricas titulares -incluso Silvia Meseguer reapareció con ese rol- compitió de inicio en la localidad alemana de Erfurt.


El cuadro rival, en cambio, está sumergido en un proceso de reconstrucción. En 2018, de hecho, tendrá tantos seleccionadores como España en toda su historia. Teodoro Nieto, durante cinco años, e Ignacio Quereda, durante 27, comandaron el fútbol femenino español hasta el relevo de Jorge Vilda en verano de 2015. Esa estabilidad contrasta con el momento actual de Alemania. Horst Hrubesch, que ejerce de técnico interino desde la destitución de Steffi Jones en marzo, consumió este martes su tiempo como entrenador. En el próximo parón internacional ya se sentará en el banquillo Martina Voss-Tecklenburg.

El remozado y experimental cuadro germano, sin la exquisita Dzsenifer Marozsán sobre el césped, sufrió en los primeros compases ante la ambiciosa propuesta española. Con la línea defensiva a delantada y una presión alta, La Roja exigió a Merle Frohms.Amanda Sampedro erró un mano a mano en el minuto 10. Nueve más tarde lo intentó con un lanzamiento de falta, pero la guardameta alemana impidió su gol. A partir de ahí se alternó el dominio.
Creció el protagonismo de Alexandra Popp y el conjunto alemán empezó a mostrarse imponente a balón parado. Reclamó, incluso, un penalti por una infracción de la guardameta Lola Gallardo sobre Johanna Elsig.


La colchonera se dañó la pierna derecha en esa acción y fue sustituida en el descanso por la azulgrana Sandra Paños. Andrea Sánchez Falcón, Nahikari García y Lucía García renovaron el ataque español en la segunda mitad pero también a ellas les faltó acierto.
Con excesiva fuerza golpeó, en cambio, Alexandra Popp un balón franco en el minuto 73, en una acción tan clara como la que Patri Guijarro malgastó en el minuto 80 ante una sobresaliente Frohms. Giulia Gwinn también tuvo la suya en el minuto 90.


El empate, en todo caso, refuerza a la selección española en su camino hacia el Mundial de Francia 2019. Las internacionales, que lucieron sus nombres en las camisetas en otro gesto de carácter simbólico por parte de la Real Federación Española de Fútbol, continuarán su crecimiento en enero ante el coloso estadounidense.