Juanan González posa junto a una de las estatuas situadas alrededor de la Torre Juche en Pyongyang. | R.D

4

La trayectoria deportiva de Juanan González (Palma, 1987) está plagada de aventuras. Su fichaje por el Bengaluru indio hace dos temporadas le ha permitido recorrer los lugares más exóticos de Asia. El central mallorquín atendió este martes a Ultima Hora desde Dusambé, la capital de Tayikistán, donde disputará con su equipo el partido de ida de las semifinales de la AFC -el equivalente a la Europa League asiática- ante el Istiqlol Dushanbe.

El curso pasado alcanzó la final de esta competición y el objetivo es alzar el título, cuya final además se disputa en su propio estadio.

En la ronda anterior, Juanan González vivió una de las experiencias más singulares de su carrera. El Bengaluru se cruzó con el 4.25 Sports Club de Pyongyang, el gran dominador del fútbol norcoreano. Después del 3-0 de la ida, el empate sin goles le dio la clasificación para las semifinales después de cinco días en la capital de Corea del Norte que Juanan califica de especial por las peculiaridades del regimen de Kim Jong-un, el líder supremo del país.

Vigilancia

«Llegamos allí y la primera decisión de las autoridades fue la de requisarnos los móviles, ordenadores y iPads. Directamente nos trasladaron al hotel, que solo podíamos abandonar para ir a entrenar», indica Juanan, al que le sorprendió la vigilancia de los guías. «Teníamos tres guías turísticos, que realmente parecían personal de seguridad del régimen, que nos tenían vigilados en todo momento. De hecho, un día el analista y el encargado de las redes sociales del club se quedaron en el hotel, y los guías solo preguntaban ‘dónde están los dos que faltan...’. O sea que nos tenían controlados».

Juanan y el resto de la expedición del Bengaluru, donde convive con otros diez españoles entre jugadores y técnicos, pudieron visitar un día la ciudad y con un itinerario fijo y preestablecido con ciertas restricciones. «Nos enseñaron lo que ellos querían que viéramos. De hecho, solo fuimos a una plaza y después de nuevo al hotel». A pesar del régimen, Juanan observó felicidad entre los coreanos: «Para ellos es el mejor país del mundo. Es una ciudad super limpia y la gente pasea con normalidad. Como no conocen nada del exterior y se han criado así, son muy felices».

Durante la presencia de Juanan en Corea del Norte se produjo el lanzamiento del misil hacia Japón: «Cuando nosotros teníamos que volver a la India, la misma mañana se produjo el lanzamiento del misil, que ellos ven como algo normal. Están preparados para ello. No obstante el 80% de la población son militares».

Con la visita a Pyongyang archivada ya en su memoria, Juanan González tiene hoy una cita en Tayikistán. La final de la AFC aguarda en el horizonte para un jugador que sigue coleccionando aventuras.