El Juzgado de lo Mercantil 7 de Madrid citó para este jueves a la LFP y al Murcia para una audiencia a fin de resolver el conflicto entre ambas partes que deja fuera de la Segunda división al club pimentonero y mantiene una Liga de 22 con el Mirandés. En la imagen, el vicepresidente deportivo del Real Murcia, Juan Antonio Samper (d), durante la audiencia. | Fernando Alvarado

6

El Real Murcia jugará esta temporada en Segunda División B después de que el juez del Juzgado Mercantil número 7 de Madrid Francisco Javier Vaquer Martín haya ordenado a la LFP que inscriba al equipo en la Liga Adelante, a la vez que permite que tenga eficacia la sanción de descenso por impago a Hacienda.

El auto del juez Vaquer Martín estima «parcialmente» la oposición de la LFP a la decisión del juez Andrés Sánchez Magro, dejando sin efecto sólo la tercera de las medidas cautelares impuestas por éste en el auto del día 12 de agosto, la que se refiere a la sanción de descenso de categoría y multa impuesta por el Juez de Disciplina Social de la LFP por incumplimiento de los ratios económicos.

Sin embargo, la resolución decide «mantener en su integridad y desestimar la oposición formulada en lo relativo a las demás medidas acordadas», que incluyen la readmisión del Murcia en la Liga de Fútbol Profesional como miembro del campeonato de Segunda División o Liga Adelante.