0

Mirandés 0 - 1 Zaragoza

CD Mirandés: Dani Jiménez; Iván Malón, Caneda, Corral, Ríos; Nagore (Juan Muñiz, min.79); Igor Martínez, Iriome (Iván Agustín, min.64), Muneta, Pablo Infante; Goiria (Díaz de Cerio, min.60).

Real Zaragoza: Leo Franco; Cortés, Álvaro, Arzo, Rico; Luis García (Víctor Rodríguez, min.57), Paglialunga, Acevedo, Barkero (Abraham, min.46); Montañés (Cidoncha, min.84), Roger.

Goles: 0-1, min.67: Roger.

Noticias relacionadas

Árbitro: Arcediano Monescillo (Castilla La Mancha), expulsó a Abraham por doble amonestación y mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Caneda y Nagore y al visitante Rico.

El Zaragoza sumó este sábado una nueva victoria en Anduva que le acerca a los puestos de ascenso directo, tras superar al Mirandés con un solitario gol de Roger en un partido muy disputado.

Ya desde el primer minuto se vieron las intenciones del conjunto de Carlos Terrazas, que saltó al terreno de juego con una marcha más que su rival, presionando bien la salida del balón y obligando al Zaragoza a juntar líneas en cada contraataque.

Por su parte, el conjunto de Paco Herrera tardó en encontrar su sitio, y a pesar de la calidad de hombres como Montañés o Luis García, no consiguió imponer su juego.

A pesar de ello, la primera gran ocasión cayó del lado visitante. Nada más comenzar el encuentro, Paglialunga probó a Dani Jiménez con un potente disparo desde lejos que rebotó en el larguero y se marchó fuera.

Apenas unos minutos después, el Zaragoza volvió a rozar el gol con un disparo bajo de Montañés que Jiménez atrapó sobre la línea después de fallar el primer bloqueo.

La respuesta del Mirandés llegaría a través de las botas de Pablo Infante, que en el minuto 15 casi sorprende a Leo Franco con un disparo seco desde la frontal del área.

A pesar de las numerosas alternativas que estaban teniendo ambos conjuntos, ninguno de los dos conseguía materializarlas, debido en parte al orden defensivo planteado por Terrazas y Paco Herrera.

El Zaragoza aún dispuso de varios acercamientos en la recta final de la primera parte, coincidiendo con el bajón físico protagonizado por el equipo de Miranda de Ebro, pero el partido estaba abocado a irse al descanso sin goles.

Tras el paso por vestuarios, el Mirandés volvió a salir con la misma intensidad que en los primeros compases del partido y durante varios minutos monopolizó la pelota, pero ni Pablo Infante ni Goiria acertaron a batir a Leo Franco.

El desgaste físico empezó a pesar en el conjunto burgalés, momento que coincidió con la salida al campo de Víctor Rodríguez, que cambió la imagen ofensiva del Zaragoza.

El delantero avisó en el 63 con un gran lanzamiento de falta directa desde el borde del área, que acabó saliendo fuera junto a la base del poste.

Apenas cuatro minutos después, el propio Víctor Rodríguez puso un centro perfecto en el punto de penalti para que Roger consiguiera batir Jiménez y poner el 0-1 en el marcador.

A partir de ese momento, el Mirandés se volcó en el campo rival en busca del empate, pero las constantes internadas y centros al área murieron en la orilla.

Ya en los últimos compases, y tras la expulsión por doble amonestación de Abraham, el conjunto local lo intentó a la desesperada e incluso reclamó un penalti por posible mano de Arzo que el colegiado no concedió.

Al final, y no sin una buena dosis de sufrimiento, el Zaragoza sumó otros tres puntos que le permiten seguir acechando la zona de ascenso directo, mientras que el Mirandés deberá seguir peleando por escapar del descenso.