El Zaragoza suma 'in extremis' su tercera victoria consecutiva

| Zaragoza, España |

Valorar:

Zaragoza 2 - 1 Córdoba

R. Zaragoza: Leo Franco; Cortés, Alvaro, Laguardia, Rico; Tarsi, Paglialunga (José Mari, min.65), Movilla; Javi Alamo (Víctor Rodríguez, min.55), Henríquez (Luis García, min.75) y Roger.

Córdoba C.F.: Saizar; Campadabal (Mendi, min.60), Iago Bouzón, Fran Cruz (Armando, min.20), Raúl Bravo; Pedro, Luso Delgado (Gálvez, min.84), Caballero; López Silva, Pacheco; y Uli Dávila.

Goles: 1-0. min.39. Rico; 1-1. min.73. Uli Dávila; 2-1. min.93. José Mari.

Arbitro: López Acera, del C. Extremeño. Expulsó por doble tarjeta amarilla a Mendi (min.84). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Movilla, Tarsi, Alvaro, Luis García y José Mari y a los visitantes Iago Bouzón y Caballero.

El Real Zaragoza sumó su tercera victoria consecutiva que le acerca a los puestos altos de la clasificación gracias a un gol «in extremis» de José Mari en un partido para olvidar y en el que el conjunto maño sacó demasiado rédito para lo que puso sobre el césped.

El conjunto cordobés se llevó un excesivo castigo cuando parecía que el partido estaba abocado al empate, pero un remate del mediocentro del conjunto aragonés, que tocó en un defensa, le dio los tres puntos a un Real Zaragoza que volvió a evidenciar los graves problemas que tiene para ganar cuando juega en estadio.

En un partido frío y espeso como la niebla que fue cubriendo poco a poco La Romareda ni Córdoba ni Zaragoza mostraron virtudes futbolísticas apreciables y el empate parecía lo más justo pero en este caso la fortuna cayó del bando local.

Los despistes y errores en el inicio del encuentro a punto estuvieron de costarle muy caro al conjunto zaragozano.

En dos ocasiones los fallos del equipo zaragozano dejaron al mexicano Uli Davila en inmejorable posición para marcar, en los minutos 1 y 34, pero se encontró con un Leo Franco soberbio que evitó el desastre para los suyos en ambas ocasiones.

El partido discurría en el centro del campo pero sin nadie que fuera capaz de dar más de cinco o seis pases seguidos y sin aproximaciones claras, salvo los mencionados errores.

El meta argentino era el héroe de la noche porque su equipo aunque ponía ganas tenía pocas ideas.

Sin embargo, el Real Zaragoza aprovechó bien su opción en una falta que Movilla tocó para Diego Rico y éste, de un potente disparo, perforó la portería de Saizar en el minuto 39.

Y si los primeros minutos habían estado vacíos prácticamente de opciones para el equipo de Paco Herrera, ya cuando la primera parte moría pudo haber marcado el segundo si Roger, tras recibir una dejada del chileno Henríquez, no hubiera hecho lo más difícil que era mandarla fuera.

Tras el descanso el Córdoba se hizo con el balón pero no lograba crear peligro y solo en algún nuevo fallo aislado local daba la sensación de poder marcar, pero no estuvo acertado.

Sin embargo, y tal y como ocurrió al contrario en la primera mitad, el Córdoba marcó en una falta por medio de Dávila, su jugador más incisivo, en el minuto 73.

Cuando parecía que todo estaba decidido, ya en tiempo de prolongación, José Mari se hizo con un balón en las inmediaciones del área y sin pensárselo remató con fuerza ayudándole la fortuna porque rozó en un defensa y engañó al portero.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.