El Barça B se apunta el primer clásico de filiales

| Barcelona, Catalunya |

Valorar:

Barcelona B 2 - 0 Real Madrid Castilla

Barcelona B: Masip; Patric, Sergi Gómez, Ilie, Planas; Samper (Lucas, m.65), Espinosa, Denis Suárez (Edu Bedia, m.60); Nieto, Joan Román (Babunski, m.77) y Sandro.

Real Madrid Castilla: Pacheco; Llorente, Pulido, Derik (Burgui, m.46), Casado; Cristian Gómez (Mascarell, m.72), Lucas Torró, Femenía, Lucas V.; Borja y Rozzi (De Tomás, m.46).

Goles: 1-0, m.24: Sandro. 2-0, m.27: Nieto (penalti).

Árbitro: Jaime Latre (comité aragonés). Amonestó a los locales Suárez (m.16), Espinosa y Nieto (m.83) y a los visitantes Lucas Torró (m.27), Casado (m.80) y Mascarell (m.83).

El Barça B se adjudicó con rotundidad (2-0) el clásico de filiales, en un duelo que los azulgranas dominaron con claridad desde el arranque, tanto por méritos propios como por la débil oposición de un Real Madrid Castilla que sigue sin puntuar en Liga y solo mejoró en la recta final.

El choque no hizo más que confirmar el rumbo en el que ambos equipos navegan en este arranque liguero. Claro y firme en el caso azulgrana, titubeante y lleno de nubarrones en la dubitativa deriva de los blancos en estas cinco primeras jornadas.

Los de José Alberto Toril seguirán otra semana más como colistas de Segunda, con tan solo un gol anotado y, peor aún, la sensación de que esta temporada el camino se dibuja angosto y cuesta arriba. La marcha de pilares del equipo está pesando demasiado, todo lo contrario que la dulce transición azulgrana.

Fue precisamente uno de los jóvenes valores llegados del juvenil barcelonista, el ariete Sandro, quien abrió el marcador cerca de la media hora, al cabecear un rechazo tras un disparo de Román (1-0).

Fue el premio al buen hacer del filial barcelonista, que merodeaba continuamente el área, si bien sin excesivo peligro. Precisamente, había sido el visitante Borja quien había protagonizado minutos antes la acción más peligrosa, cuando desde el punto de cal lanzó un fuerte disparo que solo la prodigiosa intervención de un inspirado Masip logró abortar.

Pero el gol azulgrana noqueó al Castilla, que tan solo tres minutos después vio cómo la herida se hacía más profunda. Lucas Torró arrolló a Nieto en el área y el delantero transformó el penalti (2-0).

Pacheco desbarató una doble ocasión de Espinosa y Nieto que habría supuesto una brecha inalcanzable. El panorama incluso podría haber dado un vuelco imprevisible si, en el contragolpe posterior, el disparo cruzado de Lucas Vázquez no se hubiera perdido por centímetros.

Toril trató de reactivar a los suyos poniendo en juego a Burgui y Raúl de Tomás tras la reanudación, dejando como lateral a un Femenía muy silbado por su antigua afición. El cambio funcionó, pues De Tomás a punto estuvo de acortar distancias en una gran internada.

Mientras una tenue neblina caía sobre el estadio azulgrana, Edu Bedia estrellaba un balón en el poste. El filial se relajó, pendiente más de gestionar el marcador, y De Tomás volvió a exigir a Masip. La soberbia actuación del meta evitó cualquier mal mayor.

Con más intensidad que juego, la recta final tuvo tiempo para hacer honor al nombre de 'miniclásico' con los instantes de máxima tensión, cuando una dura entrada de Espinosa a Mascarell acabó en un conato de trifulca entre ambos equipos. La guinda la pudo poner Nieto, cuando Torró falló en la cesión a Pacheco y el delantero a punto estuvo de marcar a puerta vacía.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.