El regreso del Mallorca B a Son Bibiloni pone ante los de Jaume Bauçà un test de entidad. Los rojillos reciben a un Barça B (16 horas, IB3 Televisió) que acumula catorce jornadas sin conocer la derrota y se ha instalado en una segunda plaza que dice mucho del grupo dirigido por el ex internacional Luis Enrique. No en vano, la obtención de 38 de los últimos 42 puntos disputados -no pierden desde la sexta jornada, acumulando doce victorias y dos empates- hablan a favor de los azulgranas, que topan con un Mallorca B herido y necesitado de una victoria para no perder el ritmo del grupo de cabeza. Las derrotas por la mínima en Badalona y Gramanet (ambas por 1-0) y la necesidad de revertir esta dinámica son estímulos suficientes para los bermellones, que retan el segundo mejor ataque del grupo tercero de Segunda B.

Jaume Bauçà no podrá contar con el sancionado Nauzet, y ha descartado a Àlamo, Jaime, Galera y Dídac. El preparador de Sineu ha citado a los porteros Tomeu Nadal y Yeray; a los defensas Ximo, Paco Vázquez, Truyols, Ramón, Kevin y Martí; a los centrocampistas, Tejera, Pina, Alberto, Dani Castellano y Xisco, y a los delanteros Sergi, Nacho, Pereira y Rubén.

El paso de las jornadas y la ansiedad por no quedar descolgados de la zona de playoff de ascenso obligan al filial mallorquinista a sumar tres puntos vitales a corto plazo para los intereses bermellones. Con la dificultad añadida de enfrentarse a un Barça B cuya solvencia ha quedado demostrada en las últimas semanas.