El seleccionador español, Luis Enrique Martínez, ha asegurado este domingo que a su equipo «no le falta liderazgo» y que él mismo es «uno de los líderes». | Europa Press

2

Luis Enrique, seleccionador español, se mostró en desacuerdo con que a España le falte liderazgo en el terreno de juego por el rejuvenecimiento que ha hecho del grupo de jugadores y admitió su papel, al afirmar que es «uno de los líderes».

«A esta selección no le falta liderazgo porque hay muchos jugadores. Los 24, ahora 23 sin Busi, van a tener que liderar porque son los que toman las decisiones en el terreno de juego», opinó en la rueda de prensa telemática desde el Estadio La Cartuja.

«Por supuesto que soy uno de los líderes. Los entrenadores lo somos, para lo bueno y lo malo, porque tenemos que decidir cómo se juega. Si un entrenador no es líder, mala señal», añadió.

Para Luis Enrique, «cada entrenador es un líder en potencia y debe serlo», aunque defendió que en el seno de la selección española hay muchos jugadores con gran personalidad como para no añorar a ninguno de los ausentes en la Eurocopa. «Los jugadores son los que tienen que sacarlo adelante. Nuestra fuerza es el grupo y estamos preparados», subrayó.

Y considera natural el relevo generacional que se está produciendo en la selección española: «La única realidad es que los años pasan para todos. Los jugadores no son eternos, se tienen que ir retirando y van llegando jugadores jóvenes».

«Cuando tomé el cargo de seleccionador en mi mente no estaba hacer una reestructuración. Era ver los que mejor nivel tenían y con los jóvenes haces una inversión en años, para dejarlos crecer e ir mejorando su potencial. Es cierto que hay muchos jóvenes pero también veteranos. Es un buen mix», analizó.

En lo personal, Luis Enrique vivirá su primer gran torneo como seleccionador y reflexionó sobre la diferencia que siente respecto a cuando lo hizo como jugador internacional español.

«Es muy diferente. Recuerdo la ilusión con la que fui a mi primer Mundial, con cero preocupaciones como jugador, más que nada cumplir lo que te pida el mister y tener buen rendimiento», recordó.

«Ahora tengo el bagaje de la edad, es más intenso, son muchas decisiones que tomar y más aun en esta concentración que han pasado cosas que no son habituales. Intento disfrutarlo y sacar siempre el lado positivo», añadió.

Reconoció que cuando era jugador no tenía el punto de vista del técnico, ni pensaba en serlo en el futuro. «No me fijaba en lo que hacían los entrenadores y los jugadores de ahora tampoco se fijan mucho», admitió.

«Es muy diferente encarar una competición de este tipo como jugador a como entrenador. En mi bagaje tengo experiencia más que de sobra en competiciones y lo vivo con mucho entusiasmo, me apetece mucho esta Eurocopa», sentenció.