La nadadora española, Melanie Costa, tras finalizar la prueba de 400 metros libres femenino de los Campeonatos del Mundo. | Efe

3

La nadadora española Melanie Costa ha asegurado este domingo tras conseguir la medalla de plata en la prueba de los 400 metros libres, con un increíble por inesperado tiempo de 4:02.47 y a 'solo' 2.65 segundos de la campeona mundial, la estadounidense Katie Ledecky, que con este tiempo se mete ya en la «élite» y ha advertido que de ahí ya no le apartarán.

«Sabía que Ledecky iba a salir a tope y después de esta mañana verme con fuerzas para seguirla al primer 200, es lo que he hecho y la he cogido para no soltarla hasta que ella pudiera tirar más y yo no. Hacer 4:02 es increíble, estoy en la élite y de ahí ya no me quitan», aseguró muy contenta en atención a los medios.

Costa celebró haber ido tan rápido e incluso mejor de sensaciones que en la semifinal de esta mañana. «La verdad que no sé cómo lo he hecho, después de esta mañana pensaba que no iba a bajar mucho más, quería bajar pero no a 4:02, y la medalla de plata me sabe a oro porque en la vida pensaba que iba a conseguir esto», se sinceró.

Esta es la primera medalla para la mallorquina en unos Mundiales absolutos, por lo que es una recompensa absoluta a lo que ha trabajado. «Me esperaba que Muffaz fuera muchísimo más deprisa pero tampoco sé cómo ha entrenado después de los Juegos y 4:02 es una marca increíble. Es una recompensa, esto me borra todo lo anterior y me quedo con esto», argumentó.

«He ganado mucha fuerza, tenía estilo pero me faltaba fuerza para aguantar el ritmo hasta el final en una prueba larga. Al principio es duro porque pesas más pero ha valido la pena», apuntó sobre la clave de su mejora en esta prueba de los 400 metros libres en piscina larga.