0

Sólo cinco futbolistas nacidos en Balears han vestido oficialmente la camiseta del Real Madrid. Cuatro mallorquines y un menorquin. El primero fue Manuel Olivares, madridista de 1931 a 1935, campeón de Liga, de Copa y «Pichichi» vestido de blanco. El 24 de noviembre de 1946, en Sevilla, ocurrió un hecho histórico para nuestro fútbol, ya que el Madrid alineó a los otros tres mallorquines: el meta manacorí Francisco Sureda, el volante palmesano Guillermo Pont y el extremo izquierdo llucmajorer Pau Vidal.

El quinto madridista de estas tierras ha sido Juan Bagur Coll, de Ciutadella, que el próximo día 29 recibirá el caluroso homenaje de la Peña Madridista de Inca. Juan Bagur, uno de los mejores porteros del fútbol español en los cincuenta, perteneció a la Real Sociedad hasta junio de 1959, y salvo en la 48-49, siempre jugó en Primera.

La llegada de Bagur al Madrid en la temporada 1959-60 coincidió con la irrupción como entrenador de Miguel Muñoz, que dirigió a una plantilla subcampeona de Liga y Copa, pero campeona de Europa al derrotar al Eintracht Francfort por 7-3 en la final.

Bagur dejaba el Madrid en 1961 para fichar por el Racing de Santander, que descendió a Segunda esa temporada. El meta menorquín, con treinta y cuatro años cumplidos, puso fin a su impresionante carrera futbolística profesional.