Los jugadores del Sporting Mahonés celebran el gol de Trujillo al filo del descanso. | Tolo Mercadal

1

Sporting Mahonés 1 - 0 Mallorca B


Sporting Mahonés: Eloy (2), David (2), Raúl Capó (2), Camacho (3), Martí Nocerzas (2), Moyano (1), Méndez (1), Mourad (2), Marcos (1), Iray (1) y Trujillo (1).
Cambios: Jeroni (s.c.) por Moyano, Rubén (s.c.) por Mourad y Pedro García (s.c.) por Trujillo.

Mallorca B: Tomeu Nadal (3), Ximo (1), Cerdà (1), Uche (1), Ramón (2), Alberto (1), Aleix (3), Pina (1), Abdón (2), Tejera (1) y Dani (1).
Cambios: Damià (1) por Dani Castellano, Pablo (2) por Cerdà y Bardolet (s.c.) por Pina.

Àrbitro: Bosch Doménech. Mostró cartulinas amarillas David, Moyano, Martí Noceras, Mourad, Pina, Tejera, Damià y Bardolet. Expulsó con roja directa al visitante Uche (minuto 22) y por doble amonestación al jugador del Mallorca Alberto (minuto 86). Expulsó por doble amonestación al local Marcos (minuto 74).

Goles: 1-0, minuto 47, Trujillo.

El Mallorca B no pudo invertir su dinámica negativa en el derbi balear y sucumbió en su visita a Maó en un choque que quedó marcado por la injusta expulsión del central Uche a los 22 minutos de juego. Tomeu Nadal detuvo el penalti señalado a raíz de la acción del defensor rojillo, pero el tanto de Trujillo al filo del descanso fue una losa muy pesada para los hombres de Vicente Engonga.

El buen inicio de los locales se vio reforzado por la expulsión de Uche, que debutaba en la categoría. Tomeu Nadal impidió que se materializara el 1-0, pero el filial quedó tocado. Además, la lesión de Cerdà a la media hora de juego obligó a Engonga a agotar su segundo cambio. Cuando los bermellones parecían asentados en busca de la igualdad y el descanso, llegó el gol de Trujillo, que recogió una serie de rechaces en el interior del área tras un saque de esquina para batir a Nadal.

Tras el paso por la caseta, el Mallorca B se hizo con la iniciativa y buscó el empate, pero los menorquines estaban cómodos con la situación. La expulsión de Marcos pareció igualar las fuerzas, pero la segunda cartulina amarilla de Alberto dejó al Mallorca B con nueve jugadores sobre el césped y sin apenas fuerzas para reaccionar.