0

Es todo un lujo para un modesto que se ha granjeado el respeto de la aristocracia del baloncesto femenino español. Que Shay Murphy (Canoga Park, California, 1985) tiene un don especial para este deporte no se le escapa a nadie. Y menos con actuaciones como la del sábado. La alero estadounidense del Sóller Bon Dia! dejó claro quién marca las diferencias con una actuación de libro. Cuarenta minutos dieron para mucho en el derbi ante el Puig d'en Valls. Tanto, que Murphy anotó 40 puntos, junto a 7 rebotes, 3 asistencias, 4 recuperaciones y 10 faltas personales recibidas. Esos registros le valen el MVP de la octava jornada (45 de valoración), consolidándose como la máxima anotadora de la Liga Femenina (190 puntos, a 23'8 por partido) y la mejor valorada en una de las competiciones con más empaque de Europa (promedia 21'8 cada jornada).

Su marca encestadora en el clásico balear rompe su registro (35 puntos, 09/10) y sitúa a Shay entre las mejores de la historia de la Liga Femenina, sólo superada por apellidos ilustres como Valdemoro, Withmore o Fernández.

Pero la máxima artillera de la Liga Femenina -competición regular- en las dos últimas campañas no sólo sabe encestar. Además, pasa por ser la más utilizada por Jorge Méndez, y la tercera en toda la LF (35:26 de media), reboteando con soltura (7'3 de media), defendiendo como la que más (es la quinta máxima recuperadora de la Liga: 2'2 de promedio) y se muestra generosa con sus compañeras (1'8 asistencias). El ser la jugadora franquicia del Sóller Bon Dia! le hace a la vez recibir 5'5 faltas de media (10 en el derbi, récord del curso).

Equipo
Murphy no repara en la estadística, y si ésta es ampulosa, «es gracias al equipo. Yo sola no gano los partidos. Tengo confianza en mis compañeras, y hemos salido adelante», explicaba la jugadora de moda en la Liga Femenina, y todo un ídolo en la capital de la Vall. Shay destaca «el buen ambiente» del vestuario como clave para entender la filosofía de un grupo que si gana el sábado (18 horas, Son Angelats) al Olesa, «dará un salto importante. La Copa es difícil, pero creo que si mantenemos la iusión y la tensión, conseguiremos nuestros objetivos. Hay que ir partido a partido», afirmó la alero, con credenciales WNBA (Chicago, Indiana...). De su recital en Eivissa, recuerda «la alegría de todas al acabar el partido... y el recibimiento en Mallorca», pues un grupo de directivos y aficionados acudió a Son Sant Joan. Ese carácter familiar del Mariana es lo que hace que una de las más codiciadas de la Liga siga en Sóller. «Aquí soy feliz. El equipo es genial, Jorge (Méndez) me hace sentir a gusto y la gente es muy cariñosa. Todo eso ayuda a rendir mejor», aseveró Murphy, cuya ley impera en la Liga Femenina.