0

Menorca Bàsquet 73

Blancos de Rueda Valladolid

Menorca Bàsquet (18+15+ 16+24): Ciorciari (14), Limonad (2), Victor (15), Donaldson (3), Radenovic (4) -cinco inicial-, Huertas (9), Otegui (5), Miki Servera (3), Diego Sánchez (6) y Caio Torres (12).

Blancos de Rueda Valladolid (19+18+10+ 14): Stanic (3), Van Lacke (5), López (5), Báez (11), Barnes (17) -cinco inicial-, Diego García (0), Martín (4), Dumas (4), Robinson (8) y Slaughter (4).

Àrbitros: Bertrán, Murgui y Castillo. Eliminaron por faltas a Radenovic.


Una extraordinaria defensa en el tercer cuarto y un juego muy coral en ataque le permitieron al Menorca Basquet estrenarse con un triunfo ante el Valladolid en su regreso a la ACB, con un resultado final de 73 a 61.

El conjunto de Paco Olmos, que jamás había ganado un primer partido en la liga, acabó con la maldición gracias a una gran producción de su banquillo y a la bajada de tensión que sufrió el Blancos de Rueda, que arrojó el encuentro tras el descanso.

El perímetro guió al Menorca en el inicio del primer cuarto. Dos triples de Ciorciari y otro de Víctor posibilitaron que el equipo local sobreviviera al buen juego plural del Valladolid, con un ataque estático mucho más fluído.

El Blancos de Rueda reaccionó de forma voraz al buen arranque de los isleños y, gracias a un parcial de 0-7, tomó las primeras ventajas, lanzado por Isaac López (7-11).

Las pérdidas lastraban a los menorquines, mientras el Valladolid se sentía cómodo jugando a la carrera. Con todo, dos triples más de Ciorciari contestaron a 5 puntos consecutivos de Van Lacke, por lo que el encuentro seguía muy equilibrado (18-19, primer cuarto).

Olmos metió a la segunda unidad en pista y el Menorca mejoró. Los buenos minutos de Miki Servera y una secuencia de canastas de Diego Sánchez pusieron a los baleares por delante (30-28), justo hasta que Barnes apareció.

El veterano pívot del Blancos de Rueda abanderó a su equipo en el cierre del segundo parcial, castigando la indolencia de Caio Torres y los pobres porcentajes en el tiro del Menorca Basquet (33-37, descanso).

Radenovic lideró la reacción del grupo de Olmos en el inicio del tercer período. Un robo, una asistencia y una canasta devolvieron al Menorca al partido (37-37). Fue entonces cuando el Valladolid volvió a recurrir a sus interiores, y todo cambió.

Barnes, Slaughter y Báez castigaron en la pintura a los menorquines y un triple de Stanic abrió hueco (41-47). Pero el Menorca subió el volumen en defensa y al Blancos de Rueda se le fundieron los plomos. Apareció Limonad y un triple de Caio Torres selló un parcial de 8-0 que devolvió la ventaja al Menorca en un abrir y cerrar de ojos (49-47, tercer cuarto).

Los decibelios de la grada y la intensidad local atrás alargaron el parcial hasta un demoledor 16-2, que ni siquiera la defensa en zona que plantó Fisac logró mitigar (57-49). El Valladolid tenía muchos problemas en ataque y por el partido había irrumpido Huertas que, con cinco puntos consecutivos, estiró la ventaja (62-51 a 3'05'').

El intercambio de golpes desde el tiro libre siempre favoreció al Menorca, que supo administrar el bótín hasta el final (73-61).