0

El ViveMenorca se ha ganado sobre el parqué el derecho a competir de nuevo en la mejor liga de baloncesto de Europa. La escuadra de Paco Olmos ratificó su retorno a la ACB hace apenas cinco días, pero ahora las prisas se concentran en los despachos. La fecha límite es el 15 de junio, y el objetivo es lograr reunir los 1,7 millones de euros requeridos por la competición para cubrir un depósito de regulación de ascensos y descensos. Si se cumple con ese trámite, Menorca será de ACB con todas las de la ley.
Si días atrás, el Consell de Menorca arropaba la nueva andadura de los de Bintaufa, ayer le tocó el turno a la máxima institución del archipiélago. La plantilla del ascenso, acompañada por el presidente de la entidad, Benito Reynés, y el director general de la entidad, Oriol Humet, fue recibida por Francesc Antich en la Capella del Consolat de Mar.
Contacto
La visita tenía como objetivo agradecer el apoyo del Govern al ViveMenorca, y de paso, reclamar el apoyo del president a la hora de cumplir con el último obstáculo, en este caso administrativo, que separa a la isla de la competición en la que firmó cuatro campañas que firmaron la página más gloriosa de la historia del deporte de la canasta en el archipiélago.
Tras saludar a la plantilla y recibir una camiseta del equipo, Antich mantuvo un breve encuentro con el máximo mandatario del club mahonés, Benito Reynés, bajo la atenta mirada de su director general y del delegat de Presidència per a l'Esport, Diego González.
Reynés admitió que por parte del Govern existe el compromiso de ayudar al ViveMenorca. «El presidente me ha hecho saber que sus intenciones son buenas. Sabemos que queda poco tiempo para que acabe el plazo, pero todos trabajamos en ello y el día quince conseguiremos hacer efectivo el depósito», explicaba el dirigente, quien admitió que «no se puede dejar pasar esta oportunidad». Diego González ratificó el soporte del Ejecutivo e igualmente dejó ver que «se conseguirá cumplir este primer objetivo».