0

El Bàsquet Mallorca aterriza esta noche (21.00 horas/[M]) en El Plantío con opciones de acabar su trayecto en la LEB Oro 2009-10 o hacer una escala hacia los play off. El equipo de Xavi visita Burgos con el equipaje repleto de ilusión y pendiente del Pabellón de Miraflores, donde La Palma recibe al Cáceres. La combinación para alargar el vuelo es simple: el Mallorca tiene que ganar y La Palma tiene que perder.
Sin embargo, mucho más complicado se antoja el último compromiso de la fase regular. No en vano el Ford Burgos también necesita una victoria que le asegure el mejor cruce posible en los play off por el ascenso a la ACB. Sin duda, el choque se ha convertido en uno de los platos fuertes de una última jornada que arrancará en todas las pistas a las 21.00 y que se podrá seguir en directo a través de Televisió de Mallorca y la página web de la Federación Española de Baloncesto.
Tras cuatro victorias consecutivas ante algunos de los equipor más potentes de la liga, el conjunto de Xavi Sastre no renuncia a dar una nueva campanada y dar aún más brillo a sus registros. Y para dar la sorpresa la mejor receta es acudir a la cita sin presión, algo que el técnico ha tratato de inculcar a los suyos durante la semana.
«El de Burgos es un partido que afrontamos como cualquier otro, aunque somos conscientes de que tenemos posibilidades matemáticas de clasificarnos para el play off», explicó ayer en rueda de prensa Xavi Sastre. Además, también opinó que «el equipo está motivado para dar la enésima sorpresa, aunque me gustaría dejar claro que los objetivos deportivos se cumplieron».
El Bàsquet Mallorca afronta el choque con todos sus efectivos disponibles y con la intención de alargar el estado de gracia con el que han derribado muros como el de Melilla o asaltado fortines como la pista del Ciudad de La Laguna. El estilo de juego ofensivo de los naranjas se convierte en el mejor aval de un grupo que no echa de menos a Northern, al que no le afectan los problemas económicos y, sobre todo, un grupo que atesora potencial para dinamitar El Plantío.
Una cosa es la ilusión y la otra la idoneidad de clasificarse. No en vano el club, que atraviesa problemas económicos, tendría que hacer frente a la prima por la clasificación, más nóminas y, en definitiva más gastos.
Por otra parte, el balance de la fase regular dejará al Bàsquet Mallorca como uno de los protagonistas estadísticos, ya que suceda lo que suceda cumplirá las 34 jornadas como el mejor ataque y la peor defensa del campeonato.
El Burgos ha sido precisamente uno de los equipos capaces de contener el caudal ofensivo isleño. Jugar a un ritmo lento será la propuesta de los hombres de Casadvella para detener al Mallorca, que se encontrará con caras conocidas en El Plantío, donde les aguardan el mejor jugador de la pasada temporada, Jason Blair, y el mallorquín Joan Cabot.