Rafel Ferragut, presidente de la Federación Balear de automovilismo. | Redacción Digital

0

Finalizado el proceso electoral de la Federación Balear de Automovilismo (FBA), el nuevo equipo rector presidido por Rafael Ferragut inicia el complejo proceso de recuperación tras un lustro difícil para el deporte de las cuatro ruedas. La Asamblea, prevista para el 6 de febrero, ayudará a clarificar el futuro de la territorial, y sentará las líneas de trabajo a seguir. La aprobación de reglamentos, calendarios, licencias, nueva denominación -Federació d'Automobilisme de les Illes Balears- e imagen y, en especial, del presupuesto de 2010, así como las cuentas de 2009 (controladas por la gestora que dirigió Jaume Cervelló, a quien se le han reclamado) y 2008 -en manos de la directiva saliente-, serán otros de los capítulos estelares de un encuentro en el que se pondrá sobre la mesa la intención de requerir judicialmente y denunciar a los rostros visibles de la anterior directiva, encabezada durante la pasada legislatura por Massimo Biella y Bartolomé Vicens, ambos inhabilitados por el Comité Balear de Disciplina Deportiva, además de a su secretario.

La actual directiva propondrá a la Asamblea poner en marcha un procedimiento legal con el fin de recuperar el material de competición y documental, haciendo especial énfasis en las cuentas y la tesorería, ya que se ha hallado una importante deuda -incluído el alquiler de la anterior sede-, además de desconocerse los números de la FBA a lo largo de los últimos años. Así lo confirmó el actual presidente, Rafael Ferragut, quien dejó claro que la territorial «quiere recuperar lo que es suyo, y no nos queda otro remedio que recurrir a la justicia. Nos hemos encontrado un pasivo importante. Nos falta dinero, material y se nos reclaman pagos que desconocíamos», explicaba Ferragut, que ha solicitado una reunión con la Federación Española de Automovilismo para, además de presentar al nuevo grupo directivo de la FBA, solicitar ayuda a la RFEDA con el fin de poder desarrollar su día a día a expensas de solventar la problemática generada por el vacío informativo existente, que va camino de prolongarse en los juzgados toda vez que la Asamblea decida dar luz verde al inicio de acciones legales contra los responsables de la FBA durante la pasada etapa.

Otro de los aspectos más notables que tratará una Asamblea que se antoja intensa será la determinación del modelo de licencia que se aplicará en Balears, siendo la autonómica y la nacional las opciones a elegir.