Cris Bernat, en una imagen difundida por el Joventut Mariana. | Joventut Mariana

El baloncesto mallorquín, pero especialmente el de Sóller y el Joventut Mariana están de luto. La triste noticia del fallecimiento a los 51 años y tras una larga enfermedad de Cris Bernat (Sóller, 1971-2022) ha causado un enorme impacto en la localidad de la Vall, pero también en otros clubes y esferas del deporte de la canasta, que lamentaron el adiós a una jugadora y una persona muy conocida y admirada por sus compañeras y rivales.

Fue de la mano del carismático Marcel.lí Got, emblema del Joventut Mariana, con quien empezó a jugar y crecer en el baloncesto dentro de la Vall, militando en el club decano de la Isla, con el que logró proclamarse subcampeona de Baleares y campeona de Mallorca en el año 1992. Las cuentas en las redes sociales del Joventut Mariana se hicieron eco de la dura noticia, que generó una cascada de reacciones y un derroche de cariño hacia Cris Bernat, madre del exjugador del Atlético Baleares y actualmente en las filas del filial del Sevilla Pedro Ortiz.

Según refieren desde el que fue su club, y en palabras de quienes fueron sus compañeras y amigas, Cris Bernat fue una persona «abierta, transparente, leal, valiente y siempre con una sonrisa». Una clara descripción de la huella que dejó como deportista y persona, dejando a la vez patente el impacto que supone su despedida.