Pol Figueras conduce el balón frente al Lleida. | Carlos Gil-Roig

0

Un viernes de despedidas se avecina este viernes en Son Moix. Con el descenso a LEB Plata ya consumado, el Palmer Alma Mediterránea Palma (10-23) intentará brindar a sus más incondicionales la que sería la undécima victoria dentro de una temporada marcadas por las dificultades y que ha supuesto el final a ocho años de singladura por la segunda categoría del baloncesto español. Será el adiós a la LEB Oro, a los jugadores, técnicos, aficionados e incluso al patrocinador principal, con el Real Valladolid como testigo (21 horas, Son Moix) de una noche en la que los hombres de Pau Tomàs y Álex Pérez quieren ganar. Por orgullo y como agradecimiento a quienes les han arropado en una campaña complicada.

Con la baja confirmada de un Elijah Brown que puso rumbo a Estados Unidos a principios de semana, el resto de la corta rotación del Palmer Palma encara cuarenta minutos plagados de sentimientos encontrados y en los que tendrán protagonismo los jóvenes del filial, Xavi Andreu y Marc Aguiló. Delante, un Real Valladolid (17-16) que se juega estar en el playoff de ascenso a la Liga ACB. Los de Paco García llegan igualados en balance con el TAU Castelló, por lo que deberán ganar y esperar el resultado de los hombres de Toni Ten ante el Acunsa Gipuzkoa para conocer su destino final y si la temporada se acaba o no en Son Moix.

Con un equipo compacto y en el que llama la atención la presencia de Kavion Pippen, sobrino del legendario Scottie Pippen (exjugador de los Bulls y del Dream Team de Barcelona 92), aunque también cuentan con un buen arsenal de clásicos como Sergio de la Fuente, junto a otros puntales del equipo castellano. Es el caso de Pantzar, el citado Kavion Pippen, Wintering o Justin Raffington, exjugador del Palma. El orgullo del Palmer Palma es su principal arma, además de la calidad y ambición mostradas en la segunda vuelta de la temporada regular, que no han servido para conseguir un objetivo que se escapó hace una semana en Barris Nord (Lleida), donde el cuadro balear consumó su descenso a LEBPlata. Su escenario actual, aunque desde el club se manejan todas las opciones a esas alturas.