Robert Cosialls, durante su primer entrenamiento con el Palmer Palma.

0

El Palmer Alma Mediterránea visita este miércoles una cancha históricamente hostil para sus intereses. Pumarín no trae buenos recuerdos al equipo balear en su singladura por la LEBOro y en la situación actual -colista, con 1 victoria y 12 derrotas- precisa más que nunca de un triunfo que perseguirá con los justo el equipo de Pau Tomàs y Álex Pérez (20:30 horas). Porque al ser un encuentro aplazado de la jornada 14 (se debió jugar el 28 de diciembre pasado), los técnicos del Palmer no podrán contar con sus tres nuevas incorporaciones: Elijah Brown, Marinov y el último en llegar, el pívot catalán Robert Cosialls, llegado del Bàsquet Girona y que intentará hacer valer sus 204 centímetros para aportar en la pintura de un Palmer que necesita músculo. Los tres podrán estrenarse el próximo fin de semana, en Valladolid (sábado, 19 horas).

Pero el presente pasa por Oviedo y por el inexpugnable Pumarín. El equipo de Natxo Lezkano acumula nueve victorias y se ha instalado en la zona alta de la tabla. Meana, Frey, el incombustible Oliver Arteaga o un viejo conocido del Palma como Sean McDonnell forman la columna vertebral de un cuadro asturiano que le tiene históricamente tomada la medida al primer equipo del Bahía San Agustín, que viaja con lo puesto a Asturias. Pol Figueras, Marc Peñarroya, Weley Van Beck, Tomas Pavelka, Olle Lundqvist, Kostas Kostadinov, Amadi Ikpeze, Joan Feliu y el joven alero del Palma Air Europa Marc Aguiló formarán la expedición salvo que, a última hora, se incluya a Joel Kanyinda. Además, la FEB confirmó que el partido aplazado ante el Lleida se disputará el próximo miércoles 9 de febrero, en Son Moix y a las 20:30 horas.