Alberto Maura, en un partido de la pasada fase de ascenso a la LEB Plata, en Valencia.

0

El baloncesto no ha sido justo con uno de los jugadores mallorquines con mayor proyección de la última década, al que una nueva lesión de larga duración ha frenado cuando iniciaba su segunda temporada en las filas del AEA Solidaria Llucmajor de la Liga EBA, el equipo y el vestuario en los que este alero recuperó la ilusión por este deporte. Alberto Maura Castilla (Palma, 1998) hizo muy joven las maletas para probar suerte en Madrid. La llamada de Estudiantes era demasiado tentadora, y dejó atrás su periodo de formación en La Salle para probar fortuna e intentar hacerse un hueco. Inlcuso entró en la rueda de entrenamientos del equipo ACB, pero no pasó del filial de EBA.

Allí, en la temporada 2016/17 sufriría su primer revés. Una rotura de ligamento cruzado y menisco frenaba en seco su progresión en octubre de 2016. Internacional Sub 16, era un activo en la cantera colegial y apuntaba al primer equipo tarde o temprano. Pero las dichosas lesiones, la cara B del deporte de élite, empezabann a interponerse en su camino. Pero Maura se levantó y buscó otra oportunidad en Ourense, también en EBA. Y de nuevo otra lesión. Otro revés. Esta vez en el ligamento lateral.

Tocaba hacerse fuerte mentalmente para superar ese nuevo inconveniente y Alberto buscó tomar aire, reflexionar y buscar nuevos objetivos y horizontes, aunque el destino quiso que el baloncesto le reservara una oportunidad tan esperada como ilusionante. Pasó dos años alejado de las pistas, anduvo un tiempo por Bélgica a sus 20 años y aceleró su formación académica. Hasta que apareció el proyecto del AEA Solidaria Llucmajor. Allí tenía buenos amigos, rostros familiares y la confianza de una figura clave para su vuelta al baloncesto y a su Mallorca natal: Juanan Serra.

Y Alberto recuperó la ilusión. Y exhibió su clase. Tanto, que fue una pieza clave para llevar al equipo 'llucmajorer' a la fase de ascenso a LEB Plata. Algo inesperado para un recién ascendido a EBA. En el año de la pandemia, Maura dejó patente que es un jugador diferencial en esta categoría. Llucmajor era el lugar ideal para seguir creciendo y enganchado al baloncesto. Y esta campaña, a sus 23 años, volvía a ser un pilar en los esquemas del cuadro isleño, hasta que otra vez una dichosa lesión. De nuevo la rodilla y volver a empezar. La temporada 2021/22 apenas lleva unas semanas rodando y ya se ha acabado para Alberto Maura, que promediaba hasta el momento 9'6 puntos, 8'4 rebotes, 2'2 asistencias y 2'8 recuperaciones. Números de hombre de peso en la Liga EBA y el Llucmajor, cuyos compañeros le tienen muy presente y le brindaron el triunfo ante Maristes Ademar. Porque, aunque no vaya a jugar en unos meses, Alberto es uno más y esperan que vuelve a levantarse y demostrar que es y seguirá siendo un jugador determinante.