Imagen de la plantilla del Sant Josep que competirá en la Liga Femenina 2 con Álex Requeni al frente de las operaciones.

0

Sant Josep y Asnimo Agora Portals ponen el acento mallorquín a la tercera categoría del baloncesto nacional, la Liga Femenina 2, que presenta desafíos exigentes y objetivos diferentes para las representantes isleñas. Mientras el equipo de Álex Requeni mira hacia arriba y apunta a los playoffs de ascenso, las de Jordi Fernández tienen claro que la permanencia es su meta en su temporada de debut en una liga que se presenta muy abierta y que no ha tenido un inicio precisamente prometedor para las isleñas.           

«El único objetivo es la permanencia y será muy difícil», adelanta el técnico del Asnimo Ágora Portals, Jordi Fernández, que vuelve a dirigir en categorías de la Federación Española de Baloncesto (FEB) tras forjar un curriculum de muchos quilates en su paso por el PDF, el Perfumerías Avenida o el Ros Casares, entre otros.

Su intención es que en el nuevo proyecto se identifiquen las mismas señas de identidad que siempre ha inculcado a sus anteriores equipos. «Lo que queremos es plantear un baloncesto alegre con una buena defensa para correr al contraataque y con muchas transiciones», explica el preparador catalán, que apuesta por esta vía ante la posible inferioridad de centímetros y kilos en la pintura respecto a otros equipos de la liga.

Ph30092155-1.jpg
Jordi Fernández dirigirá los pasos del Asnimo Agora Portals en su irrupción en la Liga Femenina 2.

Con una base de jugadoras mallorquinas y buena parte de ellas procedentes del Andratx que militó el pasado curso en la liga, el Asnimo Ágora Portals quiere adaptarse cuanto antes a la exigencia de una competición en la que convivirá con el Sant Josep, con el que mantienen una buena relación. Jordi Fernández celebra la notable representación isleña en la Liga Femenina 2 aunque no oculta la posible conveniencia de apostar por un proyecto único.

Existieron las conversaciones para unificar las estructuras del Sant Josep y el Andratx, pero no llegaron a buen puerto y el conjunto de Ciutat mantuvo su apuesta por codearse con la élite. El pasado ejercicio se quedaron a las puertas de pelear por el ascenso y en la entidad palmesana confían en que la experiencia acumulada les acerque a los equipos llamados a pelear por las posiciones de privilegio.

La continuidad en el plantel y en el banquillo con Álex Requeni al frente de las operaciones definen el nuevo plan. «La liga te pone donde te toca, pero nuestra ambición es meternos en los playoffs si las lesiones nos respetan», explica el técnico mallorquín, aunque por el momento los problemas físicos han condicionado su arranque de curso tras la grave lesión de Amina Markovic.

El Sant Josep, que cuenta en sus filas con la prometedora base argentina Milagros Maza, demostrará el sello característico de la casa. «Nuestra filosofía es la de siempre del Sant Josep: a partir de una buena defensa atacar rápido», comenta Requeni, que se confiesa «un privilegiado» por las condiciones de trabajo que le proporciona el club y el grupo humano que se ha formado.

El balance inicial no ha sido el deseado, pero la escuadra isleña confía en la capacidad de progresión de su plantel para paulatinamente tratar de devolver el baloncesto mallorquín a las mayores cotas del panorama nacional femenino.