El arranque fue un tenso duelo en el que las defensa marcaron la pauta. | Pilar Pellicer

0

El Palmer Alma Mediterránea Palma sigue soñando. Al menos, hasta el próximo sábado. Los de Álex Pérez y Pau Tomàs superaron en un encuentro para recordar a un Leche Río Breogán que pudo sentenciar la serie en la última acción del cuarto parcial, pero que en la prórroga sucumbió ante la fe de un equipo que, liderado por un inmenso Kullamae, tumbó a los gallegos (88-81) para igualar la serie de cuartos de final por el ascenso a la Liga ACB (1-1), que se decidirá el sábado (19 horas) en Lugo.

El arranque fue un tenso duelo en el que las defensa marcaron la pauta. Sin acierto y sin encontrar lanzamientos cómodos, Palmer y Breogán acumularon cuatro minutos sin canastas en juego. Harrell y Kullamae acabaron con la sequía para avanzar a los isleños, que se acomodaron al frente en el electrónico apretando las clavijas atrás e impidiendo a los interiores del Breogán tener espacios en la pintura, recibir cómodos, y a los tiradores tener opciones claras. Así, tardó seis minutos en acertar por primera vez con el aro el equipo lucense, que perdía a Aboubacar con dos faltas tempraneras.

El despegue de los de Pau Tomàs y Álex Pérez fue consecuencia de dos minutos eléctricos, en los que tres triples de McDonnell, Kullamae y Jacobo Díaz elevaron la renta a 14 puntos para los baleares (21-7, min. 10), aunque Salva Arco salvó el honor gallego con un 2+1 que frenó la hemorragia del favorito.

Los compases iniciales del segundo cuarto fueron un intercambio de golpes. Triples y 2+1 para mantener la tensión en un duelo exigente, vital para los baleares y crucial para un Breogán que no quería llegar al tercer pulso. Respondía a todos los envites el Palmer, con un Harrell inspirado y un bloque con menos músculo, pero más físico.

Se fue de nuevo 14 arriba el Palmer (27-13) que mantenía con el paso de los minutos una cómoda distancia de seguridad, sobre los diez o más puntos. Tiraba por entonces de oficio y fondo de armario el Breogán para no descolgarse frente a un Palmer excelso en el triple y que sacaba a lucir el talento individual que le define para impedir que su rival le mostrara la rueda (38-26, min. 17).

Del desconcierto del Breogán sacó petróleo el cuadro de Son Moix, que alcanzó un techo de quince (41-26) y tenía desconcertado a su rival en la recta final del segundo cuarto, cuando desaprovechó desde el tiro libre cuatro lanzamientos que habrían castigado más a un Leche Río encomendado al acierto de sus tiradores y al poderío de un Aboubacar solitario en la pintura.

Trece arriba se iban ambos equipos a la caseta (43-30, descanso), con un Breogán nadando en un mar de dudas y un Palmer crecido, acertado (7 triples), confiado y consciente de que podía llevar la serie hacia un desenlace frenético.

Epifanio echó el resto y dio entrada a Larsen, que enseguida mostró las garras con cuatro puntos que dieron alas al Breogán en el primer tramo (45-36). Pero cambió de rostro en defensa el Palmer Palma para llevar al rival a agotar las posesiones, a llevarlas al límite sin ideas ni opciones. El 0-6 que pareció aproximar a los gallegos (45-38) quedó diluido bajo la magia de Harrell y Kullamae, que devolvieron la calma al electrónico (51-38).

Pero no era el Breogán de la primera parte. Dos triples de Ahonen y Soluade levantaron a los visitantes (51-44), que erraron dos tiros libres que hubieran metido más miedo, respondiendo el Palmer con un Harrell de dulce, que desactivaba las alarmas (53-44)... Temporalmente. Porque otro acierto desde 6'75 de Soluade confirmaba que Breogán había entrado en escena (53-49). Y que había partido.

Aunque Jacobo Díaz recordó que la victoria quería quedarse en casa con un triple vital entrados en el minuto final (56-49). Larsen, quién sino, cerró el parcial con dos nuevos tiros libres que dejaron patente su peso específico en pista y que Breogán no tiraba la toalla (56-51, min. 30).

Estrechó el cerco Breogán con Sergi Quintela, que enlazó siete puntos vitales para los gallegos (60-58). De nuevo Kullamae y el triple acudieron al rescate del Palmer Palma (63-58), que encaraba un escenario de partido radicalmente opuesto al esperado minutos atrás.

Pol Figueras dio aliento a los isleños con un nuevo triple (66-62) tras dos acciones de Cruz que dejaron la renta en apenas un punto (63-62). El partido entraba en sus últimos cinco minutos con todo por decidir, pero con el Palmer resistiendo como podía y sabía el acoso del rival.

Y decidió la clase de Kullamae. Determinante cuando apunta hacia el aro, lanzó un triple desde más de siete metros que daba alas al Palmer en un momento crítico (71-64, a 4:47). El escolta estonio tiró del carro y disparó de nuevo a los mallorquines desde el tiro libre (73-64) para elevar sus opciones de triunfo, con cuatro minutos por delante. Todo un mundo...

Sollazzo elevó la emoción hasta límites insospechados. Cinco puntos suyos alentaron al Breogán (73-69) y a Figueras, acto seguido, se le salía del aro un triple que hubiera sentenciado. Larsen y dos pérdidas de Kullamae y Harrell dieron al Breogán la opción de empatar o ponerse por delante a 48 segundos (73-71). Larsen empató a 33 segundos (73-73), Harrell erró desde el triple y la defensa de Jacobo Díaz evitó que Sollazzo cerrara la serie con el crono casi agotado. El partido se iba a la prórroga...

Cruz puso por delante mucho tiempo después a Breogán (74-75), pero él mismo cometió una antideportiva que espoléo al Palmer y a Son Moix. Harrell, desde el tiro libre; Kullamae, con un pausado lanzamiento desde el lateral y una penetración de pundonor de Jawara elevaban al rango de gesta un triunfo del Breogán (82-77, a 1:52). Otra vez Cruz firmó una falta sobre Jacobo Díaz, que no dejó pasar la oportunidad de sentenciar desde el tiro libre (84-77, a 1:17). Kullamae hizo el resto desde el mismo escenario y Son Moix enloquecía con un Palmer Palma que equilibraba fuerzas en el cruce (1-1), superando al Breogán (88-81). Ahora, el pase a semifinales se jugará a una carta. Con mucho que ganar y nada que perder.

88 Palmer Alma Mediterránea Palma (21+22+13+17+15): Pol Figueras (8), Karamo Jawara (10), Jacobo Díaz (12), Kristian Kullamae (24), Ronnie Harrell (17) -cinco inicial- Sean McDonnell (8), Justin Raffington (9) y Milan Suskavcevic (0).

81 Leche Río Breogán (10+20+21+22+8): Sollazzo (13), Mateo Díaz (0), Kacinas (0), Aboubacar (6), Soluade (9), -cinco inicial- Erik Quintela (0), Gutiérrez (0), Cruz (11), Salva Arco (6), Sergio Quintela (11), Kevin Larsen (12) y Ahonen (13).

Árbitros: Zafra Guerra, Lizana Moreno y Colomer Castelló. Castigaron con antideportiva a Cruz. Eliminaron por cinco faltas personales a Salva Arco.

Incidencias: Palau d'Esports de Son Moix. Mil espectadores. Aforo completo y limitado por las restricciones sanitarias. Acudieron el alcalde de Palma, José Hila, además de la consellera y el director general d'Esports, Fina Santiago y Carles Gonyalons.