A falta de una última jornada el equipo de Pau Tomàs y Álex Pérez visita la pista del Valladolid. | Redacción Deportes

0

Logrado el objetivo de la clasificación para el playoff de ascenso a la Liga ACB, el Palmer Alma Mediterránea Palma saca la calculadora en vistas al posible cruce de cuartos de final, en el que lo único claro a estas alturas es que tendrá el factor pista en contra.

A falta de una última jornada a la que llega con los deberes hechos, el equipo de Pau Tomàs y Álex Pérez, que firma un balance de 8 victorias y 9 derrotas y ocupa una séptima plaza -la última que da acceso a las series de ascenso- que ya tiene, pase lo que pase, garantizada, visita la pista del Valladolid (domingo, 12:30 horas) con una motivación en la posibilidad de alcanzar la sexta plaza de la tabla y escalar un peldaño.

Para ello, el Palmer Palma deberá ganar en Pisuerga ante un rival que no se juega nada ya y esperar una derrota del HLA Alicante en su visita a Palencia. Liberbank Oviedo y Alicante tienen un balance de 9-8, por el 8-9 del Palmer. El resultado del cuadro asturiano frente al Covirán Granada no afecta a las opciones de los mallorquines, que en caso de triple empate lograrían también la sexta plaza.

Lo que no está nada claro es quién será el rival del Palmer en el primer cruce. Leyma Coruña, Covirán Granada, Leche Río Breogán (12-5) y TAU Castelló (11-6) pelean por las primeras plazas en la jornada final de la segunda fase de la LEB Oro y las diferentes combinaciones sitúan a los de Lugo como el rival que más opciones tiene de cruzarse en el camino del Palma, reeditando la serie de la temporada 2016-17, que acabó con un ajustado 3-2 a favor de los gallegos.