El mayor componente y poderío físico del Oviedo marcó las diferencias en el inicio. | T. Ayuga

0

El camino hacia el playoff del Palmer Alma Mediterránea Palma se allana más todavía tras una épica victoria en forma de remontada. Un triunfo que amplía las posibilidades del equipo de Álex Pérez y Pau Tomàs, que tras ir todo el partido a remolque en el electrónico y verse incluso 19 abajo (30-49), acabó levantando el partido en un enorme último cuarto (30-14) para sacarse la espina de Pumarín y liquidar al Oviedo (80-77), aprovechando su única ventaja en el electrónico y merced a tres tiros libres anotados por un Kullamae que fue el motor que permitió culminar una victoria para recordar, la séptima y la que acerca un poco más al sueño de las series de ascenso a la ACB.

Y eso que el mayor componente y poderío físico del Oviedo marcó las diferencias en el inicio. Los asturianos abrieron una importante brecha (6-17) ante un Palmer desacertado en el tiro y huérfano en el rebote. Kullamae despertó de su letargo a los isleños con un triple vital en pleno colapso. El estonio dio otro aire a un equipo que echaba de menos a los mejores Harrell y Raffington.

Se apagó el Oviedo en el tramo final, en el que se volvió a meter en el partido un Palmer, hasta que un triple de Frey desactivó las alarmas en el equipo de Lezcano, que cerraba el primer parcial con otro lanzamiento lejano de Oluyitan que devolvía la máxima a los visitantes (14-25, +11).

La aportación defensiva de Diego Rivas y un triple suyo frenaron una hemorragia que se elevó a catorce puntos de desventaja (15-29). Pero no aflojaba el ritmo el Oviedo, que llevaba el partido a su terreno, marcando el 'timing' del partido, al que llegó Jawara para sostener al Palma en otro momento crítico que supo capear el cinco asturiano, sostenido por su superioridad física frente a las lagunas de un Palma superado de nuevo por aquel equipo que pasó por encima de ellos semanas atrás.

McDonnell permitía albergar esperanzas al cierre del segundo cuarto, alcanzando el tiempo de descanso once abajo (28-39) un Palmer necesitado de una reacción inmediata para revertir el destino del partido.

No quería rebajar el nivel el Oviedo, que a todo intento de aproximación del Palmer reaccionaba con efectividad. Como las plasmada por un triple de Brown que reabrió la herida. E incluso la agrandó tras una acción a aro pasado de Arteaga (30-47, min. 23), creciendo a 19 la desventaja (30-49).

Norelia voló para poner 19 arriba al Oviedo (32-49). Desde ahí, un parcial de 8-1 permitió soñar al Palmer (38-50). Castigado a faltas, desde el tiro libre vio el Palma cómo parecían que se evaporaban buena parte de sus esperanzas (38-54). Hasta que la figura de Kullamae entró en escena para poner a prietos al Oviedo y alimentar el sueño de la remontada con cinco puntos consecutivos que obligaron a Lezcano a pedir tiempo muerto (47-57, min. 29). Jacobo Díaz intentó responder al intercambio de triples que propuso el Oviedo en el tramo final, y del que los asturianos salieron mejor parados (50-63, min. 30).

Tocaba apelar a la épica. Y a ella se aferró el Palmer, con un 7-0 que inició una escalada que cogió desprevenido al Oviedo. Un triple de Kullamae y otro, acto seguido, de Harrell, hicieron subir los decibelios en un Son Moix que creía en la remontada (67-70, a 4:06). El estonio mantuvo viva la llama de la esperanza, pero Norelia abría brecha y Brown conectaba un triple letal (71-77, a 2:01).

No se rendía el Palmer y Harrell asumía el mando para repsonder al duro golpe con dos acciones que elevaban la tensión (75-77, a 1:27). Él tuvo el triple para sellar la remontada, pero no tocó ni aro, aunque tuvo el Palma una segunda oportunidad. Y la aprovechó Kullamae para igualar la contienda con una canasta polémica, pues se pidió triple y se dio de dos (77-77, a 52 segundos).

Erró un triple ganador el Oviedo y, acto seguido, Norelia taponó un tiro franco de Jacobo Díaz. Pero tuvo una segunda opción el Palmer Palma y, sobre la bocina, un triple errado por Kullamae acabó en una falta que decidió el partido. El escolta estonio no falló, anotó los tres tiros libres y dio la primera ventaja (80-77) de todo el partido a los baleares. La definitiva para llevarse el triunfo, sacarse la espina de Pumarín, encadenar la tercera victoria consecutiva y tener más cerca el playoff de ascenso a la ACB.

80 Palmer Alma Mediterránea (14+14+22+30): Diego Rivas (3), Pol Figueras (4), Sean McDonnell (2), Justin Raffington (8), Ronnie Harrell (20), -cinco inicial- Milan Suskavcevic (1), Karamo Jawara (8), Sergi Huguet (0), Jacobo Díaz (9) y Kristian Kullamae (25).

77 Liberbank Oviedo (25+14+24+14): Speight (8), Brown (13), Arteaga (9), Bartolomé (1), Norelia (20), -cinco inicial- Ferreiro (3), Frey (6), Oluyitan (6), Meana (0), Kabasele (6) y Martí (5).

Árbitros: Zafra Guerra, Zamora Rodríguez y Colomer Castelló. Sin eliminados. Castigaron con técnica a Brown.

Incidencias: Son Moix. 200 espectadores siguiendo la normativa autonómica.