El técnico del B the travel brand, Félix Alonso, da instrucciones a sus jugadores. | P. Pellicer

Decepcionado, triste, preocupado, pero consciente del mal momento que le toca vivir, Félix Alonso fue sincero al admitir que, tras el revés ante el Cáceres vive «el peor momento de la temporada. Nunca enganchamos tres derrotas. Pero ya no solo por los resultados, sino por la sensación de duda y de falta de confianza. El equipo está con incertidumbre». Igualmente, recordó que todos los movimientos extradeportivos que le rodean «no sé en qué grado afecta. Pero ayudar, no ayuda porque no beneficia ni al equipo, ni a la afición ni al club. Nosotros hemos de hacer nuestro trabajo», añadió el técnico.

Noticias relacionadas

Destacó la mejoría defensiva del equipo en el grueso del encuentro, «salvo los primeros tres o cuatro minutos», pero también señaló como clave la falta de acierto en ataque. «Tuvimos tiros liberados para ponernos por delante, pero ahora mismo ese manojo de nervios que somos nos hace que estemos desacertados», prosiguió el preparador leonés, que señala el problema del equipo como «una cuestión anímica... Ha sido una cuestión de desacierto, pero duele por todo lo que se ha producido esta semana. Perder duele, sí, pero más de la manera en que se produce», añadió.

Igualmente, remacó Félix Alonso el desajuste «en el juego interior, lo que hace que dependamos del acierto», explicó el entrenador del B the travel brand Mallorca Palma, que una vez acabado el choque de ayer tuvo que escuchar las primeras muestras de desaprobación desde la grada, pero asume la responsabilidad ante la crisis de juego y resultados por la que atraviesa un equipo que se aleja definitivamente del ascenso directo y ya solo puede pensar en el playoff.