El entrenador del Iberostar Palma, Félix Alonso posa para este diario en la pista del Palau d’Esports de Son Moix antes de un entrenamiento del primer equipo. | T. Ayuga

0

El futuro del Iberostar Palma está en juego en cuarenta minutos. Son Moix vivirá una de las noches más intensas de los últimos tiempos en el cierre de la temporada regular de una LEB Oro que llega ardiendo a su desenlace final. Especialmente en una pelea por la permanencia en la que el equipo de Félix Alonso parte con cierta ventaja respecto a algunos de los otros cinco implicados.

El triunfo en Ourense (63-76) permitió a los mallorquines depender de sí mismos a falta de un partido. Si ganan al Carrambibre Valladolid (viernes, 21 horas, Son Moix), tendrán garantizada la salvación. Eso sí, si no llega la victoria número trece del curso, tocará mirar hacia otras pistas, aunque en la larga lista de combinaciones que puede generar la jornada, el equipo isleño cuenta con un elevado porcentaje de posibilidades de, incluso perdiendo, seguir otra temporada en la LEB Oro.

Con doce victorias, el Iberostar Palma se encuentra empatado a triunfos con Barça B, Sammic y Huesca. Por contra, Clavijo y Lleida, estos últimos con la peor dinámica de la categoría (-5) se quedan en las dos plazas provisionales de descenso, con once triunfos.

Ganar le vale la permanencia automática al Iberostar. Eso sí, incluso perdiendo, si también lo hacen Lleida y Clavijo, Palma seguirá siendo de LEB Oro.

No habrá emparejamientos directos en la noche de pasión que se presenta este viernes, en jornada unificada. El Iberostar recibe a un Valladolid que ya tiene el playoff asegurado y que persigue la octava plaza del Coruña, que visita la pista de un Clavijo al que solo le vale ganar y esperar.

Por su parte, el Lleida, el otro equipo en plaza de descenso, visita al ICL Manresa, Araberri-Sammic, Huesca-Ourense y Barcça B-Prat son los demás duelos programados en la 34ª y última jornada de la temporada regular en la LEB Oro 2017/18.