Félix Alonso dando instrucciones durante el encuentro. | Iberostar Palma

4

Cáceres 79-77 Iberostar

Cáceres (19+17+20+23): Pol Olivier (4), Sergio Pérez (10), Robertas Grabauskas (17), Nikola Rakocevic (15), Warren Ward (16), -cinco inicial- Abdul Keshinro (5), Martínez (12), Kasse (0) y Gracia (0). 13 de 26 en tiros de dos puntos, 10 de 19 en triples y 23 de 27 en tiros libres. 34 rebotes (29 defensivos y 5 ofensivos) y 16 faltas.

Iberostar (20+20+14+23): Tautvydas Slezas (6), Ben Mockford (17), Rafa Huertas (17), Carles Bivià (11), Gediminas Zyle (5), -cinco inicial- Sergi Costa (0), Karamo Jawara (6) y Roger Fornas (15). 12 de 25 en tiros de dos puntos, 14 de 36 en triples y 11 de 14 en tiros libres. 23 rebotes (17 defensivos y 6 ofensivos) y 23 faltas personales.

El Iberostar Palma no se levanta. De nuevo el equipo de Félix Alonso se quedó a las puertas de la victoria ante un Cáceres que pone tierra de por medio respecto a los mallorquines (79-77) y sabe gestionar mejor un desenlace de partido que se ha convertido en una pesadilla para los isleños, de nuevo constantes. Pero, de nuevo, sin recompensa en el electrónico para un Iberostar que varía sus objetivos. Jugar el playoff pasa a un segundo plano, para luchar por la permanencia en la LEB Oro.

La derrota que hace catorce en el casillero del Iberostar -por seis victorias- deja a los mallorquines en posiciones de descenso provisional al cierre de la jornada, y a las puertas de recibir a un Melilla que llegará a Son Moix en su mejor momento.
Las bajas de Joan Tomàs y Javier Medori condicionaron el rendimiento del Palma, que volvió a tener en Bivià a su guía, apoyado por la gran labor en el perímetro de Huertas y Mockford, con Fornas de nuevo activo en todas las facetas y ayudando a los Zyle, Slezas y Jawara en el juego interior.
Por el Cáceres, el ex del Palma Robertas Grabauskas (17 puntos y 11 rebotes) fue una pesadilla para los baleares, junto a Rakocevic y un Ward que fue otra vez determinante para el equipo de Ñete Bohigas, que abre una brecha de cuatro victorias sobre el Iberostar en la tabla, aunque no salva un average que no parece que vaya a tener trascendencia.

La historia volvió a repetirse en el grueso de las fases del duelo. El Iberostar comenzaba fuerte, duro, centrado, mandando en los dos primeros parciales (19-20 y 17-20), para llegar al ecuador del choque con un ligero colchón a su favor (36-40). Y de nuevo llegó la crisis tras el descanso. Reaccionaba el Cáceres para tomar el mando al cierre del tercer parcial (56-54).

Tocaba volver a sufrir y emplearse a fondo para ganar y repetir la gesta de Valladolid. Con el paso de los minutos, los extremeños se vinieron arriba, entrando en la fase decisiva con tres puntos de renta (73-70). Un triple al límite de Mockford empataba el duelo (73-73, a 36 segundos), pero Sergio Pérez contestaba desde 6’75. Se rehacía el Palma (76-75, a 9 segundos), pero una antideportiva señalada a Sergi Costa sepultó al Iberostar. Rakocevic no fallaba y Bivià cerró un marcador (79-77) que prolonga la caída del Palma en un escenario siempre hostil para sus intereses.