El Iberostar Palma 2017-18 quiere hacerse fuerte en Son Moix para pelear por las posiciones de privilegio en la LEB Oro. | Jaume Morey

1

Este sábado en Son Moix el Iberostar Palma saca músculo para infundir respeto entre los mejores de la LEB Oro. El conjunto de Ciutat abre un nuevo desafío con la ilusión de disputar los playoffs de ascenso a la máxima categoría con unas señas de identidad claras y un paso al frente en el físico para responder en el momento de la verdad.

La mala noticia de la lesión de Roger Fornas, que se perderá las tres próximas semanas por una luxación en el dedo de la mano, supone un contratiempo de cara al estreno de este sábado ante el Prat (20:00) al que los isleños llegan un tanto justos de preparación. «Aún no estamos como me gustaría, nos ha faltado una semana y media para prepararlo todo. Físicamente no nos ha bastado el tiempo y tácticamente tenemos el problema Roger», analiza el técnico, Xavi Sastre, que se confiesa «contento con el día a día pero no de las sensaciones de los partidos». Eso sí, tiene claro que «ahora viene la competicion y será diferente».

Tras rozar las semifinales de los playoffs el pasado curso, las eliminatorias de ascenso son la meta, aunque el preparador mallorquín prefiere calificarlo de «ilusión». «Cuando pones un objetivo muy claro añades una presión que es mala», apunta. «Si las circunstancias que no dependen de nosotros son favorables creo que nos meteremos», dice.

palma iberostart palma basket foto mmorey

Con la receta de un «baloncesto alegre» y «corriendo dentro de un orden», el técnico sitúa al Iberostar Palma en el grupo de «cinco o seis equipos» que está por detrás de conjuntos como Breogán, Manresa y Melilla que ve un peldaño por encima de todos.

La experiencia dice que el físico fue una de las debilidades de los isleños en la puja por la ACB y este verano ha tratado de dar respuesta a este déficit incluso con un presupuesto más ajustado. «Considero que con menos dinero tenemos un equipo más competitivo y sobre todo con más físico», resalta sin ocultar la fuga de talento de las salidas Uriz y Zengotitabengoa. La continuidad de la mitad del bloque y la incorporación de jugadores contrastados garantizan rendimiento.

La premisa para estar de nuevo entre la nobleza de categoría de plata es convertir Son Moix en un fortaleza. «El año pasado ganar en casa es lo que nos dio la alegría y la fuerza. Los mallorquines queremos ver en ganar en directo a los suyos y verlos jugar bien, así que es lo que intentaremos», adelanta. Es partidario de que «el equipo transmita esas ganas de ganar a la grada». «A veces hasta no parecemos mallorquines (sonríe). Tenemos una afición caliente y si conseguimos una buena comunión creo que puede ir bien», señala.

Iberostar ha apostado y en la presentación los responsables de la compañía lanzaron el órgado de luchar por ascender. «Nos pusieron presión hablando de ACB, pero mi experiencia con ellos en Inca fue bien, siempre me ha dado suerte», resalta en una cuenta atrás en la que dice que tiene «la misma ilusión» que hace 14 años.