Los asistentes al partido entre el Palma Air Europa y el Burgos han sostenido imágenes de José Ortiz durante el minuto de silencio. | Miquel Àngel Borràs

0

El baloncesto balear sigue de luto por la muerte de José Ortiz. El jugador mallorquín fallecía el pasado miércoles a los 42 años durante un partido de empresas. El trágico suceso ha marcado las competiciones de este fin de semana, en las que se ha guardado un minuto de silencio antes de iniciar los partidos baleares.

Pero el más emotivo de los homenajes se ha vivido este domingo en el Palau d'Esports de Son Moix, donde jugaba el Palma Air Europa del club Bahía San Agustín, en el que José Ortiz militó durante 18 años. El conjunto balear se enfrentaba al Burgos, un partido que ha ganado.

Noticias relacionadas

Por un lado, y como confirmó el club balear, el asiento de Son Moix (Bloque E, fila 7, asiento 1) que tenía asignado el carismático jugador, conocido como el 'Gran capitán', estará ocupado durante cada partido de esta temporada por una camiseta y unas deportivas en su recuerdo. Durante el calentamiento también ha estado presente José Ortiz en las camisetas de los jugadores locales.

Además, y como ha sucedido en los partidos de baloncesto disputados este fin de semana, se ha guardado un emotivo minuto de silencio, con la peculiaridad de que en Son Moix los asistentes han levantado pósters con la foto de José Ortiz. Tampoco ha faltado una sonora ovación en el minuto 11 de partido, ya que es el número que Ortiz lucía en la camiseta en los últimos años en el Bahía San Agustín, en la que todo el estadio se ha puesto en pie.

El trágico suceso se producía en la jornada del pasado miércoles, durante el partido que de la Liga Oro de la competición de baloncesto de la Asociación Independiente Deportiva de Empresas de Balears (AIDEB) que enfrentaba al Marinx Forever y al Escola Superior, en el pabellón de Son Verí (Llucmajor), José Ortiz cayó desplomado sobre la pista, y pese a los intentos de los allí presentes y de la asistencia médica desplazada a tal efecto por reanimarle, no pudieron conseguirlo.